La Unidad de Retina Quirúrgica del Hospital de Talavera alcanza las 22 intervenciones desde su puesta en marcha

Doctora
EUROPA PRESS/SESCAM
Publicado 01/03/2015 13:15:50CET

TALAVERA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Retina Quirúrgica del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina ha alcanzado las 22 intervenciones quirúrgicas desde su puesta en marcha en septiembre del pasado año. Se atiende fundamentalmente a pacientes diabéticos con patología retiniana, que desde que se puso en funcionamiento la Unidad no precisan ser derivados a otros hospitales.

Al frente de este dispositivo se encuentra la doctora Rocío Gil, oftalmóloga especializada en retina. En ella se realizan, entre otras pruebas diagnósticas y terapéuticas, la OCT o tomografía de coherencia óptica y la terapia con láser argón, útil tanto en desgarros retinianos como en el tratamiento de las lesiones oculares por diabetes, ha informado el Sescam en nota de prensa.

Según la doctora Gil, "la evolución ha sido muy gratificante tanto para los médicos como para los pacientes desde que realizamos la primera intervención el 23 de septiembre".

"Comenzamos con casos relativamente sencillos como hemovítreos diabéticos, (pacientes diabéticos cuyos ojos han sangrado) y ahora operamos casos cada vez más complicados como membranas epirretinianas, agujeros maculares, desprendimientos de retina y luxaciones de lentes intraoculares entre otros."

La principal ventaja para los pacientes es que no tienen que trasladarse a otro centro sanitario para el diagnóstico, la propia intervención y para las revisiones, por lo que "la satisfacción de los pacientes y de sus familiares es muy grande", afirma la doctora Gil.

PERFIL DEL PACIENTE

El perfil del paciente que se atiende en esta consulta, es de un paciente diabético mal controlado. Cuanto más tiempo lleve sin controlarse bien la diabetes, más lesiones habrá en el ojo y si no se trata y no se opera el paciente irá a la ceguera.

También se atiende a personas de gran de edad, con membranas epirretinianas y agujeros maculares. Se trata de pacientes con baja agudeza visual y que les afecta mucho en su vida diaria. Les cuesta caminar solos por la calle y una cirugía les aporta una gran mejora en su calidad de vida.

La patología visual de este tipo de pacientes abarca un conjunto de enfermedades, en las cuales la retina tiene un papel clave. Como por ejemplo la miopía magna, degeneraciones retinianas, maculopatías, la retinopatía diabética, el desprendimiento de retina, patologías vasculares retinianas y las coriorretinosis.

La retina es una parte del globo ocular fundamental y básica para el funcionamiento correcto de la visión. Su trabajo es captar las imágenes que le llegan desde el exterior y transformarlas para que se puedan enviar hacia el cerebro a través del nervio óptico.

Dentro de la retina existe una zona más compleja, que es la mácula. Esta parte de la retina es la que se encarga de la visión central, es decir, es la que permite leer o distinguir las caras. El resto de la retina da la visión periférica, que es la que aporta la información del medio que rodea a la persona y permite, por ejemplo, saber qué hay alrededor cuando se mueve por la calle.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies