Vecinos y alcaldes muestran su oposición al trasvase sobre el viaducto de Entrepeñas

Marcha Ribereños
EUROPA PRESS
Actualizado 30/04/2017 14:53:25 CET

GUADALAJARA, 30 (EUROPA PRESS)

Los Ribereños han vuelto a protagonizar una caravana de vehículos contra la "injusticia" del trasvase Tajo-Segura, en esta ocasión entre Chillarón del Rey y Alocén, unos 8,5 kilómetros de recorrido por carretera, con parada en el viaducto de Entrepeñas, desde donde algunos vecinos, alcaldes de la zona y políticos han vaciado garrafas de agua que llevaban en sus vehículos al grito de "no al trasvase, esté pantano lo vamos a llenar".

La lluvia ha hecho acto de presencia ligeramente en parte del recorrido, en la que ha sido la segunda caravana contra el trasvase organizada por la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, con el fin de mostrar su "abrazo" a los embalses desde los que se deriva agua a la cuenca del Segura, y su rechazo a las derivaciones "indiscriminadas".

Nuevamente, esta segunda marcha ha conseguido congregar a más de medio millar de personas y un número similar de vehículos a la que se organizara entre Sacedón y Pareja el pasado mes de marzo.

La intención de la Plataforma es seguir "abrazando" los pantanos cada vez que se apruebe una nueva derivación a Murcia o al Levante y mientras los embalses sigan rebajando sus niveles de agua hasta una situación que en opinión de muchos de los Pueblos Ribereños está llevándoles progresivamente a la despoblación y al cierre de negocios.

RECURRIR LOS TRASVASES

El director gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, ha declarado que "el Gobierno de Emiliano García-Page va a seguir trabajando, fundamentalmente, en recurrir cada uno de los trasvases que se vayan produciendo y exigiendo para la población y la zona el cumplimiento de sus necesidades y prioridades".

Luengo, que ha sido el representante del Gobierno regional en esta caravana, ha aplaudido el "nuevo éxito logrado en la caravana que deja testimonio de la unión de los manifestantes para rechazar el expolio al que estamos sometidos los pueblos de la cabecera con respecto a otros de la geografía española, a los que se abastece de agua dejándonos a nosotros sin posibilidad de desarrollo futuro".

Luengo ha declarado que "desde el Gobierno de Castilla-La Mancha entendemos que el Levante necesita agua para su desarrollo pero, evidentemente, eso no puede significar que sea a costa nuestra, de nuestros embalses y nuestras reservas, que se están quedando prácticamente inexistentes", ha informado la Junta en nota de prensa.

Antes de partir la caravana desde Chillarón, el director gerente ha dicho que "en esta situación de urgencia por la baja cantidad de agua en los embalses de cabecera hay que hacer una apuesta clara y firme para que, desde el debate, se pongan en marcha las desaladoras". "Ellos sí tienen una alternativa frente a esta situación de necesidad de agua y que no siempre tiene que pasar por llevar a cabo trasvases, porque eso significa una hipoteca para nuestro futuro", ha recalcado.

Por eso, ha señalado, "hoy y siempre seguiremos saliendo a la calle, haciendo visible nuestra reivindicación y manifestando la necesidad de que en los embalses de cabecera existan 900 hectómetros cúbicos y que Entrepeñas y Buendía puedan ser el motor de desarrollo que nuestra zona requiere".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies