Los viajeros del Camino del Cid tendrán salvoconductos en ocho puntos del itinerario en la provincia de Guadalajara

Actualizado 30/06/2006 14:50:42 CET

GUADALAJARA, 30 Jun. (EUROPA PRESS)

Los viajeros que realicen el camino del Cid o alguno de sus tramos podrán certificar a partir de ahora que lo han recorrido. En el caso de la provincia de Guadalajara, los viajeros podrán recoger o sellar sus salvoconductos en ocho puntos por los que discurre la ruta y en otros 49 emplazamientos de las otras siete provincias que integran el Consorcio.

El salvoconducto es un documento numerado y personalizado para cada usuario que puede sellarse en un total de 57 hitos del camino comprendido entre Vivar del Cid (Burgos) y Orihuela (Alicante) a medida que progrese en su recorrido, según informó la Diputación de Guadalajara.

A su paso por la provincia de Guadalajara, el viajero tendrá ocasión de sellarlo en ocho municipios: Miedes de Atienza, Atienza, Jadraque, Hita, Guadalajara, Sigüenza, Molina de Aragón y Checa. El Consorcio remitió a la Diputación de Guadalajara esta misma semana tanto los salvoconductos como los sellos, que se harán llegar durante los próximos días a las ocho localidades de la provincia donde los viajeros podrán recogerlos y recibir la estampación en aquellos hitos del camino por los que pasen.

Además de un elemento de colección y que sirve para certificar que se ha recorrido el Camino, el salvoconducto de la Ruta del Cid es, tanto en la denominación como en el aspecto, una credencial que pretende recrear un documento que durante la época medieval se utilizaba para asegurar el paso libre y seguro de viajeros y mercancías por los caminos.

Junto al salvoconducto, cada viajero recibirá una guía impresa con los hitos y direcciones donde puede sellar el documento y que son, por regla general, las 36 oficinas de turismo que hay a lo largo del recorrido o los ayuntamientos de las 21 localidades donde no existe oficina.

Junto a la certificación de las etapas recorridas, el Consorcio ofrece además a cada viajero la opción de remitir el salvoconducto al término de su viaje a la sede del Consorcio en Burgos para recibirlo posteriormente en su domicilio lacrado con el sello del Camino y un diploma acreditativo del trayecto realizado.

Esta posibilidad se otorga únicamente a los viajeros que obtengan al menos cinco sellos en cada una de las ocho provincias por las que transita el itinerario, salvo en Soria y Castellón, donde el máximo de sellos que se pueden obtener es de cuatro.

El total de sellos que se pueden acumular por provincia son 6 en Burgos, 4 en Soria, 8 en Guadalajara, 6 en Zaragoza, 10 en Teruel, 4 en Castellón, 10 en Valencia y 9 en Alicante.

En la reproducción de los sellos se han individualizado los diseños de manera que cada uno es diferente a los demás. Algunos, como el de Hita, el de Atienza o el de Miedes, se han construido sobre motivos arquitectónicos o naturales autóctonos.

Otros, como el de Molina o el de Guadalajara, con personajes del Cantar y un tercer grupo con diferentes diseños de una corneja, especie que se consideraba un símbolo de buen augurio durante la Edad Media. El que aparezca un motivo local en el sello está relacionado con la mención específica de esa localidad en concreto en el Cantar del Mío Cid.

Siempre aparece en cada sello el nombre de la localidad donde se estampan y el de la provincia a la que pertenece esa localidad. En total se han editado 15.000 ejemplares del salvoconducto con la pretensión de enviar alrededor de 200 unidades a cada municipio donde se pueden emitir o sellar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies