Víctima de robo y detención en su casa dice que le pegaron "la del pulpo" pero no vio quién

 

Víctima de robo y detención en su casa dice que le pegaron "la del pulpo" pero no vio quién

Actualizado 28/03/2017 16:45:26 CET

ALBACETE, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

La víctima de haber sufrido el 4 de junio de 2015 un robo con violencia e intimidación, tras ser maniatado y golpeado presuntamente por una mujer y tres hombres que se han sentado este martes en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Albacete ha asegurado que le pegaron "la del pulpo", le maniataron "pies y manos", le pusieron un cinturón en el cuello y le taparon "con una manta" pero no vio a ninguno de los atacantes y no pudo reconocer a los acusados como sus asaltantes.

El hombre, de 42 años de edad, ha declarado en la primera sesión del juicio ante la Sección Segunda que conoce a la mujer y el novio de ésta, también acusado, sobre todo a la chica con quien mantenía relaciones sexuales puesto que se dedicaba a la prostitución. El día de los autos, ambos fueron a la casa de la víctima para mantener relaciones, puesto que ella se lo había propuesto, y ya por la mañana, él estaba tumbado sobre la cama, desnudo, cuando de pronto se vio "con una manta en la cabeza" y que le estaban "pegando la del pulpo".

Tras maniatarlo "de pies y manos", él "rodó por la cama hasta caerse" y en el suelo también fue "golpeado", al pedir ayuda. "No hablaron nada", solo le pegaban. Ha asegurado que buscaban llevarse dinero de la caja fuerte que tenía pero no lo lograron, y se ha mostrado convencido de que fue la acusada la que les abrió la puerta. "Ella se estaba moviendo por la casa y les abrió porque la puerta se cerró por dentro", ha asegurado.

A preguntas del Ministerio Público, ha reconocido que con la chica había estado en varias ocasiones en ese piso manteniendo sexo y que ella sabía de la existencia de una caja fuerte que guardaba en el armario del despacho. Sin embargo, en la vista oral, ha explicado que los asaltantes sólo le robaron un móvil, cuatro euros y nada más porque no encontraron la llave para abrir la caja fuerte y se marcharon.

Por su parte, la acusada ha ratificado que conoce al denunciante y que ha estado "bastantes veces" en su casa. Que, a cambio de sexo le ha dado dinero, le ha pagado el alquiler y le ha regalado objetos de valor. Ha relatado que su pareja, también acusada, había estado en ocasiones en ese piso y que el día de los hechos, ella se estaba vistiendo cuando llegaron los ladrones.

DESCONOCÍA LA CAJA FUERTE

Ha negado que quedara con ellos para cometer el robo, y que propusiera a uno de los acusados buscar la llave de la caja fuerte. "Desconocía que tuviera una caja fuerte", ha apostillado. Al igual que los otros acusados, ha entrado en algunas contradicciones frente a lo declarado en sede judicial. En el Juzgado de Instrucción testificó que fue "golpeada" por los asaltantes contra la mesita y que le tiraron del pelo y le pegaron. Tampoco ha querido ratificarse en que fue amenazada con "matar a su hijo". "No lo recuerdo", ha matizado.

Asimismo, a preguntas de la Fiscalía sobre si tiene miedo de otro de los acusados, D.R.C., a quien conocía "desde hace tres años porque tiene una casa de chicas" y la contrataron "para llevar más", la acusada se ha negado a contestar.

Su novio, también acusado, J.M.L.C., ha explicado que la madrugada del 4 de junio salió de copas con su primo y volvió a su casa a dormir, para después de comer proseguir la fiesta. Ha asegurado que conocía a la víctima "de salir de copas", que no sabía que fuera cliente de su novia y que ese día no estuvo en su casa. Respecto a los otros acusados, a uno de ellos le conoce "de tomar una copa" y de coincidir en el negocio de la compraventa de coches, y al otro nada. "Es la primera vez que lo veo", ha asegurado en la sala de vistas.

LA MUJER LE PIDIÓ QUE BUSCARAN LA LLAVE

Por el contrario, el acusado que hoy en día se encuentra en prisión provisional, D.R.C., ha relatado que fue la procesada la que lo llamó al móvil invitándole a ir a la casa en la que estaba. "No sabía dónde era", pero le esperó en el balcón. Cuando llegó y subió por el ascensor, "me pasó a la casa; estaba con su novio; se le trababa la lengua y decía que le ayudara a encontrar una llave". Ha relatado que no la vio bien, "no estaba muy lógica", y se fue.

A preguntas de la Fiscalía, ha explicado que la mujer le insistió para que lo hicieran. Le dijo "que no se fuera, que era un caguica y un miedica". Al día siguiente, se fue a Elda (Alicante) con su familia a visitar una hermana y ha negado que llevara "un móvil" para que allí "se lo liberaran", supuestamente el móvil de la víctima que no ha aparecido, como le ha preguntado el Ministerio Público.

El cuarto acusado, J.C.E., sobre el que la Fiscalía pide el sobreseimiento al no haber quedado acreditado su participación en los hechos, tanto la procesada como su novio han dicho no conocerlo y respecto al otro acusado, D.R.C., ese día iba con él probando un coche que iba a comprarle. Se conocen, "del barrio, del Cerrico, donde se conocen todos", y ha confirmado que subió al piso donde le esperaba la acusado y "en menos de cinco minutos, bajo y nos fuimos".

Para tres de los cuatro acusados, el Ministerio Público solicita para cada uno de ellos 14 años de prisión por un delito de robo con violencia e intimidación, otro de lesiones y un tercero de detención ilegal, además de indemnizar a la víctima en cerca de 40.000 euros por las lesiones y secuelas sufridas.

El juicio continúa este miércoles con la declaración de más testigos y peritos, además de los informes definitivos de todas las partes personadas en el proceso.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies