Visto para sentencia el juicio contra el acusado de abusar de su hija menor en Toledo, para el que piden 10 años

Publicado 24/05/2018 14:55:50CET

TOLEDO, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Este jueves ha quedado visto para sentencia el juicio celebrado en la Sección primera de la Audiencia Provincial de Toledo en el que se juzga a B.A.M.D. por un presunto delito continuado de abuso sexual a su hija menor de edad entre el año 2011 y el 9 de febrero de 2013 en un chalé de Yuncos (Toledo). En la jornada celebrada este jueves, las partes han mantenido sus peticiones durante su turno de conclusiones, una pena de 10 años y 6 meses de prisión en el caso del Ministerio Fiscal y la acusación particular y la libre absolución en el caso de la defensa.

En primer lugar, el Ministerio Fiscal ha destacado la "ausencia de falta de credibilidad" en la narración de la menor, entendiendo que su relato no tuvo "ninguna contradicción interna" y fue "un relato abierto y espontáneo" realizado con "palabras adecuadas a su edad".

La representante de la Fiscalía ha incidido también en que los peritos también han considerado "consistentes" las declaraciones de la menor, haciendo hincapié en la "ausencia de modificaciones sustanciales" en la misma, justificando que amplió el relato en sucesivas fases "por sentirse más confiada". "Siempre han sido coherentes", ha añadido.

Del mismo modo, ha recordado que en este tipo de delitos es "altamente frecuente que el testimonio de la víctima sea la única prueba", entendiendo que dicho testimonio fue corroborado con los informes de las psicólogas que declararon este pasado miércoles en el juicio y con la declaración de la amiga a la que la menor relató los presuntos hechos por primera vez.

En este sentido, ha calificado como "importante" que el descubrimiento de este supuesto delito se hiciera por una revelación de la menor a terceras personas --su amiga-- "y no a través de una demanda penal".

Asimismo, ha señalado que el Ministerio Fiscal considera "erróneos" los argumentos esgrimidos por la defensa durante el juicio y ha remarcado que la prueba "permite aseverar la veracidad de los hechos", que ha considerado "probados".

Por todo ello, ha entendido que B.A.M.D. debe responder en concepto de autor de este delito y ha mantenido, además de la pena de prisión, la modificación de su escrito de conclusiones para ampliar en un año más la prohibición al acusado de acercarse a una distancia menor de 500 metros y de comunicarse con ella por cualquier procedimiento, además del aumento de la indemnización de 1.560 euros a 6.000 euros.

"COMPLEJIDAD" DE LA PRUEBA

A continuación, la acusación particular ha puesto de manifiesto también la "complejidad" de la prueba ya que los hechos juzgados supuestamente habrían tenido lugar "en un entorno íntimo que pasa desapercibido".

A este respecto, ha recordado que el relato de las psicólogas indica que, en este tipo de actos, hay un momento en que las conductas que pueden indicar los hechos "pasan desapercibidas" ya que los menores "van aprendiendo a aguantar" hasta que "normalizan" los hechos.

A pesar de esta complejidad, la letrada de la acusación particular ha apuntado que "concurren todos los requisitos" y hay "prueba suficiente" para condenar al acusado, añadiendo que no entiende que pueda existir duda razonable a favor de B.A.M.D. porque la menor "no se ha contradicho en lo esencial" sino que realizó una ampliación de su relato de los hechos "porque se encontraba más fuerte por no tener ya contacto con su padre".

LA DEFENSA DICE QUE A LOS DOCTORES "NO LES LLAMÓ LA ATENCIÓN NADA"

Finalmente, el abogado de la defensa ha destacado que en la ampliación de la denuncia contra su defendido en relación con estos hechos "se habla de monstruosidades" y de que el acusado abusaba de su hija "todos los días varias veces", incidiendo en que se le realizaron exámenes médicos a la menor "tres días después de los últimos supuestos hechos de violaciones" y en los mismos a los doctores "no les llamó la atención nada como para hacer ningún tipo de contraste o estudio más pormenorizado".

El abogado defensor ha comentado el propio doctor dijo en su declaración que "si hubiera habido agresiones en ese sentido" hubiera habido "signos evidentes" en el reconocimiento médico a la menor, pero en el mismo "no se encontró absolutamente nada". "Después de la ampliación de la denuncia, los doctores ya no dan credibilidad de ninguna clase a la menor", ha añadido.

De la misma manera, ha comentado que los informes psicológicos "no dan credibilidad a la menor" ya que en los primeros informes del relato "todo orbita alrededor de una fuerte conflictividad familiar". "Las psicólogas hacen un relato en torno a la fuerte conflictividad pero no son tajantes en ningún caso, lo que orbita es la conflictividad, la desatención y las carencias afectivas que tiene la niña en el entorno familiar", ha continuado.

Sobre esta conflictividad familiar, ha destacado que la acusación ha realizado "bastantes escritos" solicitando la entrada en prisión de su defendido, asegurando que esa entrada en prisión era "como una obsesión" para la acusación e incidiendo en que estas solicitudes "siempre se han ido desechando".

Asimismo, con respecto a hechos como los besos en la boca entre el acusado y su hija, ha criticado que el Ministerio Fiscal y la acusación particular hayan querido "dar la pátina de lividinoso a determinados hechos cotidianos de una familia", valorando que su defendido reconociera estos besos, así como que le regalaba flores a su hija y que se duchaba con ella "cuando era pequeña".

Finalmente, ha remarcado otros hechos que, según él, abundan en la defensa de B.A.M.D., como el hecho de que este la llevara a un psicólogo en el año 2011, año en el que supuestamente estarían sucediendo los hechos, afirmando que el acusado hubiera sido "imbécil" si hubiera llevado a su hija a un psicólogo mientras estaba abusando de ella.

Por todo ello, el letrado de la defensa ha pedido la "libre absolución" para el acusado.

Finalmente, el acusado ha decidido no hacer uso de su derecho a hablar tras las conclusiones, por lo que el juicio ha quedado visto para sentencia