La empresa Dinocyl investigará los restos fósiles de vegetales de la Era Secundaria en el sureste de Burgos

Actualizado 13/10/2008 14:04:57 CET

BURGOS, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Castilla y León autorizó a la empresa Dinocyl S.C. para realizar los trabajos paleontológicos de un Proyecto de investigación y difusión sobre la flora existente en el Jurásico y Cretácico del sureste de la provincia de Burgos. El interés de este proyecto desde un punto de vista científico reside en la exploración de las interacciones entre los dinosaurios herbívoros, las plantas y su desarrollo paralelo.

El plan se desarrollará durante los años 2008, 2009 y 2010, y abarcará los municipios de Villaespasa, Hortezuelos (Santo Domingo de Silos), Rabanera del Pinar y Regumiel de la Sierra, además de investigar en Ledanías (terrenos comunales) de Salas de los Infantes, Castrillo de la Reina, Hacinas y Monasterio de la Sierra, según informaron a Europa Press fuentes del Gobierno regional.

Las plantas desempeñan un importante papel en la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas y los yacimientos cretácicos con fósiles vegetales pueden aportar información sobre la diversidad vegetal de la época --número y abundancia de especies y su evolución--, las posibles relaciones alimentarias con dinosaurios y datos sobre los ecosistemas y los climas existentes en el pasado, así como las causas del cambio climático.

Las mismas fuentes explicaron que además de los yacimientos de dinosaurios ya catalogados en la Sierra de la Demanda, existen otros contemporáneos con restos fósiles de flora y fauna que permiten reconstruir los ecosistemas de esa época. En este sentido destaca la importancia de los fósiles de plantas: troncos, tallos, hojas, cutículas, estructuras reproductivas (piñas, semillas, polen) e incluso de exudados como el ámbar.

El número de estos yacimientos en la Sierra de la Demanda es de 30, casi todos ellos del Cretácico inicial (144-110 millones de años atrás) y algunos escasos del final del Jurásico (150-144 millones de años atrás). Además, los fósiles vegetales del Cretácico burgalés destacan en cuanto a la diversidad en los grupos representados, la diversidad en los tipos de fósiles conservados (troncos, polen y hojas) o la calidad y variedad de su conservación.

Estos fósiles aportarán mucha información sobre aspectos ecológicos y climáticos del Cretácico Inferior de la Península Ibérica, y su estudio permitirá entender el establecimiento y evolución de la fauna de Dinosaurios en esa Edad en función del desarrollo de la vegetación.

El proyecto estará desarrollado por un un equipo internacional y multidisciplinar de paleontólogos que incluirán, además de los investigadores del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, paleobotánicos de la Universidad de Zaragoza y de la Universidad de Rennes (Francia).

Su trabajo se difundirá en forma de artículos científicos en revistas internacionales, charlas divulgativas en localidades de la comarca y de la comunidad autónoma. Además, el Museo de Dinsoaurios de Salas incorporará la nueva información a su exposición permanente de elementos vegetales fósiles. Al final del proyecto se valorará la idea inicial de publicar un libro divulgativo que recoja la información generada en la investigación y se presente de un modo sencillo para un público amplio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies