Un técnico de la Junta ve como punto débil en CyL la escasa conexión entre el mundo empresarial y universitario

Actualizado 25/11/2009 19:59:06 CET

Dice que la Comunidad, en materia de investigación aplicada a la empresa, "cuenta con un potencial mucho mayor del puesto en juego"

VALLADOLID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El asesor técnico de la Oficina del Comisionado para la Ciencia y Tecnología de Castilla y León Javier Álvarez incidió hoy en que uno de los puntos débiles del desarrollo tecnológico y su aplicación a la empresa en la Comunidad es la "falta de conexión suficiente" entre un sector empresarial que cada vez invierte más en I+D y un sector universitario que aglutina al 60 por ciento de los investigadores. "Hay disfunciones que es necesario solventar", advirtió.

En tales términos se expresó Álvarez durante la celebración hoy en el edificio Propuestas Ambientales Educativas (PRAE), en Valladolid, del Foro de Tecnologías Limpias y Ecoinnovación que inauguró el viceconsejero de Desarrollo Sostenible de la Consejería de Medio Ambiente, José Manuel Jiménez.

El técnico de la Oficina del Comisionado para la Ciencia y Tecnología, en declaraciones a Europa Press, insistió en que esa disfunción o falta de conexión entre ambos sectores, el empresarial y el universitario, está suponiendo un freno importante para Castilla y León. "La Comunidad cuenta con un potencial mucho mayor del que está poniendo en juego", sentenció.

Ante ello, abogó, entre otras medidas, por potenciar estructuras en las que los especialistas sean capaces de analizar la demanda tecnológica de las empresas y la oferta de las universidades para poder conectarlas, además de incentivar tanto a los investigadores como al mundo empresarial para que colaboren en proyectos mediante ayudas regionales, a través de la Agencia de Inversiones y Servicios (ADE), y las incluidas en programas nacionales y europeos.

"Es preciso también identificar el conocimiento que tenemos en las universidades, que está ahí oculto y no sale a la luz, protegerlo mediante patentes y hacer que aflore en las empresas, ya que actualmente tenemos muy pocas licencias de explotación", añadió Álvarez, quien abogó también por imbuir en los investigadores y doctorandos de las universidades un espíritu emprendedor para que éstos creen empresas de base tecnológica.

A pesar de esta disfunción o escasa aún interconexión entre ambos sectores, el técnico de la Junta se felicitó de que Castilla y León siga siendo una de las comunidades que más invierte en ciencia y tecnología, el 3 por ciento de sus presupuestos regionales, casi el doble que la media de las regiones de la UE, así como de que la inversión en I+D del sector privado alcance ya un 62 por ciento, siete puntos por encima de la media nacional, situada en el 55 por ciento, o de que la Comunidad haya recuperado el quinto puesto, por detrás de País Vasco, Navarra, Madrid y Cataluña, en lo relativo a esfuerzo tecnológico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies