El 34% de los periodistas de Valladolid trabaja más horas y uno de cada cinco cobra menos que hace un año

Publicado 23/01/2015 15:00:19CET

VALLADOLID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El 34 por ciento de los periodistas de Valladolid trabaja más horas y uno de cada cinco cobra menos que hace un año, según se refleja en la encuesta sobre los efectos de la crisis en el periodismo realizada por la Asociación de la Prensa (APV).

Según informa la Asociación profesional, el año 2014 se cerró en la profesión periodística con pocos cambios en la percepción que los profesionales de la información muestran acerca de la situación de su colectivo, "si bien se atisba una cierta luz, aún muy leve, en la valoración que hacen del presente".

En un comunicado recogido por Europa Press, la APV asegura que la "falta de esperanzas en que se produzcan cambios que alivien el contexto de pérdida de empleo, empeoramiento de las condiciones de trabajo y precariedad" se manifiesta en que "sólo uno de cada cuatro se siente optimista ante el futuro".

De este modo, uno de cada cinco periodistas cobró menos en 2014 que el año anterior y el 34 por ciento reconoce que trabaja más horas, más festivos o hace más horas extra, mientras el diez por ciento continúa igual que estaba.

En la mitad de las plantillas de las empresas o instituciones para las que trabajan los encuestados (en 2013 el porcentaje fue algo menor, el 42 por ciento) se han realizado ajustes en 2014 y el 46 por ciento de todos los que respondieron "recela de nuevos recortes de personal a lo largo de 2015". "De hecho, más del 60 por ciento teme por su propio puesto de trabajo".

Asimismo, destaca que los resultados de la encuesta muestran cómo, frente a los datos de 2013, momento en el que el 78 por ciento de los encuestados respondió afirmativamente a la pregunta de si el periodismo estaba peor que el año anterior y sólo un 15 por ciento la calificó de "igual", este año "crece significativamente hasta algo más de la mitad" el número de encuestados que opinan que no se avanza pero "tampoco empeora".

Sin embargo, se reduce hasta sólo el tres por ciento, frente al seis por ciento del pasado año, el porcentaje de quienes califican el panorama de "mejor" al del año anterior, y, tal y como sucediera el año pasado, ninguno la califica de "buena".

EL FUTURO

En relación al análisis que los periodistas vallisoletanos hacen de la situación de la profesión, el 66 por ciento cree que el ahorro en plantillas y el empeoramiento de las condiciones laborales "dibujan una profesión en decadencia y con menos autonomía" que ofrece al ciudadano información "menos independiente y de menor calidad".

"Este redimensionamiento de las redacciones que la mayor parte de los encuestados entiende excesivo lleva aparejada, en opinión de un 40 por ciento, la pérdida de la pluralidad informativa", insiste la encuesta antes de apuntar a un nueve por ciento que cree que esta realidad "ha sido razonable" y que esas medidas "mejorarán su viabilidad futura y resultará positivo para evitar nuevas crisis".

Las opiniones están, sin embargo, muy repartidas acerca de la influencia de esta coyuntura económica en la transformación de los medios: "si bien hay cierta unanimidad en que el mercado laboral periodístico y la fotografía del mundo de la comunicación no serán los mismos después de la crisis, hay quienes apuestan por la idea de que la coyuntura ha abierto la puerta a nuevos modelos de negocio, la aparición de nuevos perfiles profesionales y medios que se financian de modo alternativo, el reciclaje, crecimiento del negocio digital y de la figura del periodista emprendedor y autónomo y quienes consideran que se está perdiendo nivel de formación, que las dificultades económicas han obligado a los medios a aparcar momentáneamente la transformación digital y que gana la partida la precariedad laboral".

Entre los que ven opciones de futuro en este horizonte se sitúa "un abrumador 83 por ciento" que apunta a salidas vinculadas al emprendimiento y a la diversificación de perfiles periodísticos, es decir, "la aparición del profesional que ofrece un poco de todo, o plantea servicios de valor añadido a su propuesta periodística, intentando encontrar un nicho de mercado más amplio".

Casi todos los encuestados que se refirieron a estas posibilidades de oportunidad profesional apuestan por el reciclaje en conocimientos sobre nuevas tecnologías y la mejora de la formación como requisito.

Sin embargo, un 17 por ciento apunta a la mayor precariedad, el empeoramiento de la formación y la menor preocupación por la ética y la deontología como consecuencias de la crisis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies