65 años del Renault 4 CV vallisoletano, el primer utilitario fabricado en España

Los primeros Renault 4 CV desfilan por la Plaza Mayor de Valladolid en 1953
ASOCIACIÓN CULTURAL ROMBO
Publicado 15/04/2018 11:44:44CET

   VALLADOLID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Este miércoles, 18 de abril, se cumplirán 65 años de la fabricación en Valladolid del primer Renault 4 CV, el primer utilitario hecho en España y el primer automóvil que la firma automovilística francesa ensambló en este país.

   Más conocido como 4/4, se trata del único utilitario que goza de la declaración de Bien de Interés Cultural en España, el cual se montó en Valladolid entre 1953 y 1959, como recuerda la Asociación Cultural Rombo, que va a organizar varios actos a lo largo de este año para conmemorar los 65 año de la fabricación del modelo en la capital del Pisuerga, el cual inauguró en España el concepto de utilitario a pesar de que "parece que se asocia siempre al Seat 600". "El primer vehículo en nuestro país que permitió el acceso de la clase media al mundo del automóvil fue el pequeño 4/4", defiende.

   La asociación recuerda que en la España de los años 50, los planes de desarrollo contemplaban la motorización y la creación de fábricas de vehículos como una de las claves para el relanzamiento industrial del país. En este clima, Manuel Jiménez-Alfaro "decidió lanzarse a la aventura" de instalar una fábrica de automóviles en Valladolid con licencia de alguna marca extranjera, para lo que contactó con el presidente de la Regie Nationale des Usines Renault, Pierre Lefaucheux, que entonces "se hallaba en pleno éxito" con su modelo Renault 4 CV.

   Así las cosas, el 12 de febrero de 1951 se firmó en París el contrato para poder fabricar este modelo francés en España, mientras que el 19 de octubre, después de "muchas y duras gestiones", se publicó en el Boletín Oficial del Estado el permiso para poner en marcha esta nueva industria, lo que permitió que el 29 de diciembre se firmara la escritura de constitución de la sociedad Fabricación de Automóviles Sociedad Anónima (FASA).

   El Renault 4 CV fue el primer modelo fabricado en esta empresa y se convirtió, como defiende la Asociación Cultural Rombo, en "el principal promotor de la expansión del automóvil en España".

   El pequeño 4 CV, conocido popularmente por 4/4 por sus cuatro puertas, cuatro cilindros y cuatro caballos, se impuso en esa época a pesar de las reticencias que suscitó su motor trasero. "Duro, austero y sorprendentemente bueno en las cuestas, tenía un motor con sólo tres marchas que arrancaba sin problema a pesar de los rigores de la climatología española", apuntan sus defensores, que recuerdan que su suspensión independiente "facilitaba la difícil conducción por la entonces incipiente red de carreteras españolas".

   Fue utilizado en autoescuelas, talleres, taxis e incluso tuvo notables participaciones en los rallies y pruebas deportivas, lo que le convirtió "en el símbolo de una ciudad y de una época de la historia de España".

PRIMERAS UNIDADES

   Las primeras unidades del popular 4/4 llegaban de Francia en cajas para ser montadas aquí mientras se terminaban las obras de las naves ubicadas en el Paseo del Arco de Ladrillo de la capital vallisoletana, en las que se instaló esta nueva industria.

   La primera unidad salió al mercado español el 18 de abril de 1953, aproximadamente un año después de haberse constituido la empresa. El día 1 de agosto de 1953 se puso en marcha la producción en cadena en FASA y el día 12 del mismo mes los primeros once coches montados en FASA, aún sin matricular, desfilaron por el centro de la ciudad hacia el Ayuntamiento para su presentación oficial ante el alcalde y demás autoridades locales.

   Este modelo inicial del Renault 4/4 se distingue por sus seis rayas brillantes en su parte delantera y por detalles como una chapa ovalada con el nombre de FASA y el escudo de Valladolid en el centro del volante.

   El 1 de octubre de 1953 la factoría vallisoletana había alcanzado un ritmo de producción de diez coches al día y al finalizar el año se habían entregado las primeras 500 unidades. Su producción continuó hasta enero de 1959, año en que fue reemplazado por el Dauphine, cuando se habían fabricado un total de 26.289 ejemplares.

   El día 17 de noviembre de 2004, La Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León declaró este vehículo como Bien de Interés Cultural.

   El primer 4/4 que salió de la cadena con el número de fabricación 00001 fue inscrito en tráfico con la matrícula M-106.801. Ha sido restaurado y se encuentra expuesto en el Museo de la Ciencia de Valladolid desde mayo de 2007.