Las acusaciones persisten en que el neonazi "quería matar"

Actualizado 07/11/2014 14:55:00 CET

Se basan en "alevosía", la "multiplicidad" de las acometidas, la "virulencia" de las mismas y trayectoria hacia órganos vitales

   VALLADOLID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las acusaciones pública y particular han mantenido hoy su convicción de que la madrugada del 30 de agosto de 2012 las puertas del bar 'Sotabanco', en la zona de San Miguel de Valladolid, fueron escenario de un intento de asesinato o bien un frustrado homicidio pretendido por el neonazi y militar profesional Emilio José G.V, quien al coincidir "casualmente" con Rubén R, de idéntica ideología y del que había sido amigo anteriormente, le acometió armado con un cútter o con un cuchillo y le hirió gravemente.

   En la fase de informes, los acusadores, que solicitan nueve años de cárcel para el principal inculpado, han coincidido en que Emilio José actuó de forma "absolutamente alevosa" y con un propósito claro, dar muerte a su examigo, como, a su juicio, demuestran "la agresión reiterada, la multiplicidad de las puñaladas, la virulencia de las mismas" y, como añade la acusación particular, las amenazas previas de muertes y la trayectoria de las acometidas, con una inicial en el muslo derecho, de diez centímetros de profundidad, para inmovilizar a la víctima y las posteriores ascendentes y en dirección al tronco.

   Tanto el fiscal como el letrado del lesionado han cimentado sus alegatos incriminatorios en el vídeo de la cámara de seguridad del 'Sotabanco', el atestado de la Policía Nacional y la declaración de testigos ajenos a las dos partes, que sitúan al militar como la persona que lleva la "iniciativa" y en escasos siete segundos alcanza hasta en tres ocasiones a la víctima, aunque discrepan respecto de la participación de los otros acusados, Rodrigo R. del B, Roberto A.G. y Álvaro A.P, pues el acusador público entiende que sólo los dos primeros actuaron de forma "cómplice", tratando de asegurar el fin perseguido por su colega, y el acusador particular amplía la responsabilidad a los tres.

  

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies