Afectadas por las lluvias las comarcas de Sanabria, Benavente, Toro, Pan y Sayago en la provincia de Zamora

Actualizado 29/12/2009 17:33:58 CET

ZAMORA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las lluvias registradas en las últimas horas en la provincia de Zamora han provocado balsas de agua y desprendimientos en las carreteras de cinco comarcas, según informó hoy la Delegación Territorial de la Junta. De manera especial, la crecida de los ríos y los arroyos ha sido más evidente en las comarcas de Sanabria, Benavente, Toro, Pan y Sayago.

En toda la provincia hay una única carretera cortada debido al agua, es la ZA-714 desde el cruce con ZA-713 hasta el límite con la provincia de Valladolid. Hay balsas importantes de agua en 200 metros, entre los kilómetros 33,2 y 33,4.

Además, se han producido desprendimientos que obligan a circular con precaución en la ZA-100 de Santovenia del Esla al cruce con la carretera de Mózar de Valverde, y en la ZA-324 desde el cruce con la carretera de Moralina de Sayago hasta la frontera con Portugal, a lo largo de más de diez kilómetros.

La carretera ZA-714 es otra de las más afectadas de la red autonómica en la provincia de Zamora, con balsas puntuales entre Riego del Camino y Pajares de la Lampreana, y entre ésta localidad y Castronuevo. También es necesario mantener la precaución desde el cruce con la ZA-713 hasta el límite con la provincia de Valladolid.

En la comarca de Sanabria, hay balsas de agua sobre la carretera entre Puebla y Pedralba de la Pradería y entre esta localidad y Calabor, hasta el límite con la frontera portuguesa. También en el acceso a Ribadelago.

Además, la Junta recordó hoy que todavía hay que mantener la precaución para circular por dos carreteras de Sanabria, debido a la nieve. Es el caso de la vía que conecta Porto con el límite de Galicia y la subida a la localidad de San Martín de Castañeda.

La Junta de Castilla y León alertó hoy de que puede haber zonas afectadas por las crecidas de los ríos Negro, que afectaría a Santa Eulalia y Rionegro del Puente, y Tera, con ocho puntos de peligro todos ellos aguas abajo del embalse de Nuestra Señora de Agavanzal que está soltando agua.

El parque de maquinaria de la Diputación de Zamora tuvo que intervenir en diversas vías provinciales, entre ellas la que enlaza la capital con Carbajales de Alba, donde se limpiaron los pasos de agua y se abrieron las cunetas donde se había inundado la carretera, al menos en cuatro puntos entre los kilómetros 12 y 13, así com la subida a Palacios del Pan y tres zonas más entre Manzanal y Carbajales. A última hora de la mañana, la institución logró suprimir los problemas de inundación y se puede ya circular libremente por la vía. Los tramos más conflictivos fueron señalizados.

En la carretera entre Torres del Carrizal y Villarrín de Campos también se limpiaron los pasos de agua y se señalizaron los puntos problemáticos, igual que entre Piedrahita y san Cebrián.

Funcionarios de la Diputación tuvieron que limpiar hoy el puente de Granucillo que tenía tapados todos los ojos debido al arrastre de material vegetal.

La carretera entre Moreruela y Piedrahita quedó cortada al tráfico al estar socavada a la altura de la vía del tren y la vía entre Torres del Carrizal y Cerecinos de Campos se encuentra cortada en tres tramos entre los puntos kilométricos cuatro y siete. Según la información facilitada por la Diputación en algunas zonas hay más de medio metro de agua.

En las carreteras de Morales del Vino a El Perdigón, de Zamora a Cubillos, de Muga a Fariza y de Moreruela a Cubillos se encuentran señalizados los tramos que ofrecen peligro debido al agua acumulada.

El delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, recomendó hoy que no se realicen viajes por las zonas afectadas a no ser que sean necesarios. En todo caso, apuntó, "se debe circular con precaución por las carreteras de la provincia y consultas las previsiones meteorológicas antes de hacerlo".