Amigo oficia hoy un Solemne Pontifical en Santa María de Rioseco (Valladolid) para inaugurar los retablos restaurados

Actualizado 17/06/2009 8:29:49 CET

MEDINA DE RIOSECO (VALLADOLID), 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Sevilla, monseñor Carlos Amigo, oficiará hoy miércoles un Solemne Pontifical con motivo de la inauguración de la restauración de los retablos mayor y laterales de Santa María de Medina de Rioseco (Valladolid), informaron a Europa Press fuentes de la Asociación para la Restauración y Conservación de los Templos.

El acto, que dará comienzo a las 19.30 horas en la iglesia de Santa María, contará con la presencia de la consejera de Turismo y Cultura de la Junta de Castilla y León, María José Salgueiro.

Con un presupuesto cercano a los 300.000 euros, el retablo mayor de la iglesia de Santa María se ha restaurado gracias al convenio suscrito por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León y la Asociación para Restauración y Conservación de los Templos. Han colaborado el Ayuntamiento de Medina de Rioseco, la parroquia de Santa María y Santiago y el grupo de acción local Prodercal Campos y Torozos, a lo que han contribuido también las donaciones de los riosecanos.

El retablo mayor es una obra renacentista, del siglo XVI, que consta de dos cuerpos, con friso y remate, distribuido en tres calles, separadas por dos entrecalles. La imagen central representa a La Asunción de La Virgen; sobre ella, la Coronación de La Virgen y, en el remate, La Crucifixión.

Varios artistas participaron en la construcción, talla, policromado y dorado del retablo. Gaspar Becerra entregó una traza en pergamino, pero murió y Juan de Juni recibió el encargo de materializar su diseño junto con Francisco de Logroño, Pedro de Bolduque y el ensamblador Gaspar de Umaña.

Las desavenencias entre los miembros del taller y el desacuerdo del promotor porque las ideas de Gaspar Becerra no se estaban reflejando desembocaron en la tasación de lo ya hecho y la conclusión de la obra por Esteban Jordán, aprovechando las piezas labradas por sus antecesores, entre ellas las imágenes de San Pedro y San Pablo de Juan de Juni, que quedaron en el friso, dueñas de una energía y un movimiento ajeno a la serenidad del conjunto. Finalmente, Pedro de Oña aplicó el dorado y estofado.

LABORES DE RESTAURACIÓN

Los técnicos han intervenido fundamentalmente en la eliminación de humedades, así como en la de un barniz protector que se encontraba oxidado y amarillento, y que había provocado la pérdida de policromía y dorados de los elementos y figuras contenidos en el retablo.

Los restauradores han limpiado el polvo acumulado y tratado las consecuencias de los ataques de insectos, del desplazamiento de piezas, la aparición de grietas y las marcas de clavos, entre otros daños diagnosticados.

Por su parte, los retablos laterales de inicios del siglo XVII han sido restaurados gracias al convenio suscrito por la asociación para la Restauración y Conservación de los Templos con la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León y La Caixa con un presupuesto de 64.000.

La restauración de todos los retablos ha sido llevada a cabo por la empresa salmantina Uffizzi.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies