Ángela de Miguel reclama solucionar el déficit de alumnas en carreras tecnológicas porque "aumentará la brecha"

Publicado 08/03/2018 14:09:39CET

VALLADOLID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángela de Miguel, ha llamado la atención este jueves sobre la necesidad de solucionar la escasa presencia de mujeres en las carreras universitarias tecnológicas, pues de lo contrario "va a aumentar la brecha salarial" entre trabajadores masculinos y femeninos.

En declaraciones recogidas por Europa Press, la representante de la patronal vallisoletana ha reclamado buscar "las causas reales" de la denominada brecha salarial, pues considera que no se debe a la desigualdad en las nóminas sino a factores de "educación y sociales" que conllevan que sean las mujeres fundamentalmente las que reducen la jornada o piden excedencias para cuidar de los hijos.

Asimismo, ha añadido que otro "gran problema" es que las mujeres "no acceden a carreras tecnológicas" en la misma medida que los varones, por lo que ha hablado de una "brecha tecnológica" que si no se soluciona contribuirá a que aumente la denominada brecha salarial.

Por ello, ha reclamado trabajar para fomentar el acceso de más estudiantes femeninas a titulaciones STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y ha apuntado que las organizaciones empresariales tienen en marcha proyectos en dicho sentido, porque, ha aseverado, desean contratar "mujeres STEM".

Según De Miguel, existe una cierta "sectorialización" entre hombres y mujeres en la Universidad, pues mientras en titulaciones como Educación Infantil un 80 por ciento del alumnado es femenino, en Ingeniería Electrónica sólo representan el 20 por ciento y, ha advertido, generalmente las titulaciones STEM cuentan con "mayor salario y mayor valor añadido".

"Acabar con la brecha salarial es un objetivo que todos compartimos", ha aseverado Ángela de Miguel, que ha matizado que se debe ver las causas reales, pues considera que no existe discriminación salarial, porque está "prohibida desde hace muchos años" y dos personas que hacen el mismo trabajo no cobran diferente salario.

En su opinión, la brecha salarial se debe sobre todo a elementos "educativos y sociales", pues las mujeres son las que piden mayoritariamente la reducción de jornada o excedencias para cuidado de hijos, con lo cual reducen sus percepciones, cotizaciones o pierden pluses como los de antigüedad.

Por ello ha reclamado una mayor "corresponsabilidad en labores domésticas", pues ha afirmado que "no tienen que ser las mujeres las que pidan reducciones de jornada y excedencias" y que deberían poder hacer turno de noche "porque sea el padre el que se quede con los hijos".

En definitiva, ha defendido que "los primeros interesados" en acabar con la brecha salarial son las empresas, a las que ha atribuido el descenso de la misma, según datos que indican que se ha reducido de 19 a 13 puntos.