Aprobados 20 millones para suministro de 328.206 dializadores y 200 monitores de hemodiálisis

Actualizado 05/06/2014 14:14:03 CET

VALLADOLID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Castilla y León ha aprobado hoy, en Consejo de Gobierno, un gasto de 20.129.443 euros destinados al suministro de 328.206 dializadores, así como al arrendamiento de 200 equipos de monitorización de la hemodiálisis para los centros sanitarios dependientes de la Gerencia Regional de Salud. El contrato tendrá una vigencia de tres años y contará con una posible prórroga de uno más.

El nuevo contrato autorizado estipula el suministro de 328.206 dializadores -dispositivos fungibles para depuración de la sangre-, necesarios para la realización de la hemodiálisis a los pacientes con insuficiencia renal crónica.

Contempla además el arrendamiento sin opción de compra y el mantenimiento de 200 equipos de monitorización para la realización de la hemodiálisis. Cada uno de estos monitores tiene unas 25.000 horas de uso aproximadamente, y en la actualidad el parque de monitores de hemodiálisis en Sacyl es de 305. Por lo tanto, a través de este expediente se renovarán aproximadamente dos terceras partes del total.

Mediante la centralización de esta compra, que hasta el momento realizaba cada hospital, y gracias al sistema de arrendamiento de los monitores por parte de las empresas que realizan el suministro de los fungibles -evitando así el coste de adquisición directa de cada monitor, cifrado en unos 15.000 euros-, se consigue una mayor eficiencia en la compra de este suministro.

Hasta ahora el sistema de adquisición era la compra de dializadores a través de acuerdos marco con varios adjudicatarios, la compra de monitores de hemodiálisis para sustitución dependiendo de su estado operativo y la contratación del mantenimiento de los monitores por un precio medio de 1.500 euros el monitor.

AHORRO DE 3,7 MILLONES EN TRES AÑOS

Con este nuevo expediente, ya que no es necesaria la compra de monitores de hemodiálisis, puesto que el precio del contrato incorpora el arrendamiento, ni la contratación del mantenimiento de los monitores, se consigue un ahorro en tres años del 20,8 %, es decir, de 3,7 millones de euros.

El dializador es el encargado de realizar, en los pacientes sometidos a diálisis, la función de los riñones en las personas sanas, es decir, limpiar la sangre de sustancias tóxicas, ya que ésta no se puede depurar por medios químicos, de ahí que sea necesario su filtrado.

Gracias a este aparato se produce la eliminación de las toxinas retenidas y generadas por la insuficiencia renal crónica. Durante el tratamiento de diálisis se elimina además el exceso de sal y agua del organismo, manteniendo el nivel adecuado de ciertas sustancias químicas en la sangre y contribuyendo a controlar la presión sanguínea.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies