La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica excava una fosa de la Guerra Civil en Quintana de Rueda (León)

Actualizado 18/08/2009 21:23:48 CET

QUINTANA DE RUEDA (LEÓN), 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comenzó hoy los trabajos de exhumación de una fosa que podría albergar los restos de cuatro represaliados de la Guerra Civil en la localidad leonesa de Quintana de Rueda, según informaron a Europa Press fuentes de esta organización.

En este enterramiento la ARMH espera encontrar los restos de cuatro simpatizantes de izquierda de varios pueblos de la provincia que, supuestamente, fueron asesinados por miembros de Falange el 3 de diciembre de 1936, aunque las mismas fuentes precisaron que los detalles sobre la identidad de estas personas podrán precisarse a medida que se avance en la investigación.

En concreto, en la fosa se encontrarían los restos de Victorino Tejerina Reyero y Antonio Pérez Reyero, los cuales eran primos y naturales del municipio de Prado de la Guzpeña; Domingo Largo Rodríguez, vecino de Taranilla; y Gumersindo González Sánchez, de Santa Olaja de la Acción. Al parecer, todos ellos fueron detenidos por un grupo de falangistas que los condujeron a la localidad de Puente Almuhey (León), donde fueron subidos a un camión que los trasladó a un paraje cercano a Quintana de Rueda, junto a la carretera que une las localidades leonesas de Mansilla de las Mulas y Cistierna.

Los trabajos de exhumación, dirigidos por los arqueólogos René Pacheco y Andrés Crespo, cuentan con la participación de nueve voluntarios llegados, según las mismas fuentes, desde diferentes puntos de la geografía española. Asimismo, en los trabajos de identificación participará el antropólogo forense canadiense Derek Congram, quien también lo hará de forma voluntaria.

En declaraciones realizadas a Europa Press, el vicepresidente de la ARMH, Santiago Macías, confirmó que los trabajos de excavación se prolongarán durante al menos dos días más. En esta actividad se dejarán al descubierto los restos de las personas encontradas, que sólo se levantarían en caso de que hubiera nuevos restos debajo, mientras que el resto de actuaciones se dejaría "en manos de la justicia".

Por su parte, Macías aseguró que dentro de este tipo de excavaciones se encuentra una "mayor sensibilidad" en el extranjero que en España, y aseguró que la Asociación recibió ofrecimientos para colaborar de otros países europeos y de fuera del Continente como Canadá, Estados Unidos o Japón.