Avadeco asegura que en 2009 se perdieron en Valladolid más de 500 establecimientos comerciales y 900 trabajadores

Actualizado 29/12/2009 20:24:16 CET

VALLADOLID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Agrupación Vallisoletana de Comercio (Avadeco) aseguró hoy que en el ultimo año se cerraron en Valladolid más de 500 establecimientos comerciales y se perdieron 900 trabajadores, al tiempo que avanzó que "lamentablemente en los próximos meses se va a asistir a un "importante" número de cierre de establecimientos.

Para Avadeco el año 2010 "seguirá siendo un año difícil", en el que los comercios tendrán que ajustar sus costes para poder mantenerse en el mercado, según informaron fuentes de la agrupación en un comunicado recogido por Europa Press.

Además, manifestó que el próximo año seguirá apoyando y promoviendo sus programas sobre formación, calidad, nuevas tecnologías, reforma de estructuras comerciales de forma que el comercio de nuestra provincia se adapte a los nuevos tiempos, el incremento de la competencia hacer a nuestras empresas ser más competitivas.

Avadeco seguirá apostando por las campañas de promoción del comercio de proximidad, incentivando la ventas y el consumo en un momento en el que los planes de apoyo al consumo son "imprescindibles", según informaron las mismas fuentes, quienes resaltaron que sectores como el mueble y los equipamiento del hogar precisan "con urgencia" de planes Renove como los desarrollados con éxito en otras regiones.

Esta agrupación considera "fundamental" el apoyo en un momento de "especial" dificultad a un sector compuesto por autónomos (más de 7.000 en Valladolid), y por más de 15.000 empleos directos sólo en el pequeño y mediano comercio. Por ello, es "necesario" que las diferentes administraciones públicas colaboren con las organizaciones empresariales y pongan medios de apoyo a los comerciantes.

La Transposición de la Directiva de servicios abre un nuevo panorama que debe ir acompañado de un plan de ayudas y reforma de las estructuras comerciales, tal y como señalaron desde Avadeco, quien también apuntó que se deben incrementar las ayudas de formación tanto para los empresarios como para los trabajadores en materias como la gestión comercial, la calidad y la atención al cliente.

Asimismo, la Agrupación destacó que "gran parte" de los trabajadores de las grandes empresas proceden de las tiendas vallisoletanas, lo que exige, según las mismas fuentes, un esfuerzo de formación "notable".

ENTREGA DE DIPLOMAS

El presidente de Avadeco, Alejandro García, quien acudirá hoy a la entrega de varios diplomas de calidad a 46 establecimientos de la provincia de Valladolid, informará en el acto de la situación del sector comercial, los retos del comercio para el próximo ejercicio y, entre otros asuntos, el impacto de la crisis en el comercio, el aumento de la competencia, las dificultades de financiación y la necesidad de implantar un Plan estratégico de dinamización y mejora del comercio de proximidad.

En el acto, que tendrá lugar a las 21.00 horas, se entregarán una serie de diplomas de calidad a un total de 46 establecimientos comerciales de la capital vallisoletana (41), así como de las localidades de Medina del Campo (3) y Laguna de Duero (2).

Este evento, que tendrá lugar en el Salón de Actos de Caja España de Fuente Dorada estará presidido por el presidente de Avadeco; el director general de Comercio, Carlos Teresa, y el presidente de Conferco, Juan Manuel Muñoz.

Este proyecto, desarrollado a lo largo del ejercicio, tiene como objetivo la implantación y certificación por parte de la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) de la norma UNE 175001-1 de Calidad de Servicio para el Pequeño Comercio, y fue desarrollado por Avadeco, Conferco y la Junta de Castilla y León.

Con la implantación de esta norma de calidad las empresas obtienen la certificación que valida y autentifica su compromiso y profesionalidad en la atención de sus clientes, y pone de manifiesto al cliente y al proveedor que tiene ante sí a "auténticos" profesionales, según un comunicado de la Agrupación recogido por Europa Press.

El proyecto se dividió en dos fases, la implantación de la norma de calidad y la certificación por parte de Aenor, si bien representa la preocupación de estos establecimientos con la calidad en la atención al cliente, al mismo tiempo que introduce mejoras significativas en la gestión de los comercios.