El Ayuntamiento de León invertirá 12 millones en 146 alojamientos en promoción pública de alquiler en San Mamés

Actualizado 24/02/2009 19:32:29 CET

El proyecto incluye la construcción de un centro cívico de más de 720 metros cuadrados y el plazo de ejecución es de 24 meses

LEÓN, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de León, Francisco Fernández, presentó hoy a los vecinos del barrio de San Mamés el proyecto de viviendas públicas de alquiler por el que se construirán 146 alojamientos, además de un centro cívico de más de 720 metros cuadrados, una actuación que supondrá una inversión de 12 millones de euros.

El regidor destacó que con la inclusión de este equipamiento los vecinos tendrán unas instalaciones "magníficas" para realizar todo tipo de actividades, según informó el Ayuntamiento de León en una nota recogida por Europa Press.

Las obras, indicó el alcalde, comenzarán antes de que concluya el presente año y tendrán un periodo de ejecución de 24 meses que podría adelantarse en función de la adjudicación.

La Mesa Técnica de Contratación aprobó ayer las bases de esta concesión que incluye la construcción de 146 alojamientos en promoción pública de alquiler para jóvenes, mayores de 65 años, personas con algún tipo de discapacidad, familias monoparentales, situaciones de violencia de género y estudiantes.

Esta promoción de San Mamés incluye 49 viviendas de entre 60 y 70 metros cuadrados de superficie y 97 apartamentos de 42 a 52 metros de superficie.

Según las bases de la contratación, se invertirán más de 12 millones de euros en esta construcción que incluye en la planta baja viviendas accesibles para personas con movilidad reducida y ese centro cívico de más de 720 metros cuadrados, totalmente equipado.

El alquiler fijado para estos alojamientos variará entre 185 y 268 euros al mes, en función del tamaño de la vivienda.

El Programa Domus de promoción de vivienda pública de alquiler se enmarca en un proyecto con una serie de actuaciones tendentes a generar una bolsa de viviendas en alquiler distribuidas por la ciudad con los objetivos de ofrecer alojamientos de integración social a los diferentes grupos sociales; generar un mercado dinámico y efectivo subvencionado por diferentes ayudas y programas y mejorar en materia residencial colectiva.

La duración máxima de uso en alquiler por usuario será de cinco años consecutivos, prorrogable año a año por un máximo de tres años más, excepto para los mayores de 65 años, para quienes no se establece período máximo siempre que el usuario reúna las condiciones que posibiliten la adjudicación de la vivienda.