El Ayuntamiento de Valladolid completa el cambio de placas en las calles modificadas por la Ley de Memoria

Placa de la calle Los Molinos, antigua José Antonio Primo de Rivera
EUROPA PRESS
Actualizado 05/06/2014 12:47:12 CET

VALLADOLID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Operarios del Ayuntamiento de Valladolid completan durante la jornada de este jueves el cambio de placas en la docena de calles cuya nomenclatura se decidió modificar como medio de cumplimiento de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que obligaba a elaborar un catálogo de vestigios de la Guerra Civil y la dictadura franquista.

Ayer miércoles se comenzó a cambiar buena parte de las placas identificativas y la labor prosigue este jueves. Según ha explicado el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, la previsión era comenzar el martes, pero finalmente se retrasó en un día.

Las calles afectadas son la antigua Alférez Provisional, que pasa a denominarse Padre Benito Menni; Antonio Lorenzo Hurtado, que tiene ahora el nombre de José Delicado Baeza; Clarencio Sanz pasa a llamarse Bilbao; García Morato recibe la denominación de paseo del Hospital Militar; General Solchaga, cambia por El Norte de Castilla; Héroes del Alcázar de Toledo pasará a denominarse Héroes de Alcántara; Jesús Rivero Meneses recibe el nombre de Francesco Scrimieri; Leopoldo de Castro pasa a denominarse calle Juana de Castilla; Julio Ruiz de Alda se cambia por Mariano José de Larra; Rosario Pereda cambia su denominación por Concha Velasco; la calle José Antonio Primo de Rivera, pasa a llamarse calle de los Molinos; y Alférez Provisional cambia a calle de La Transición.

El regidor vallisoletano ha insistido en que las modificaciones han respondido al cumplimiento de la sentencia del TSJCyL y ha recordado que en las últimas semanas el Consistorio ha recibido varias comunicaciones con "protesta" por el cambio de denominaciones e incluso advertencias de posibles actuaciones jurídicas.

Pero también ha recordado que "otros" consideran que la orden se ha "quedado corta", por lo que ha comparado la situación con el juego de 'las siete y media' pues "o te pasas, o te quedas corto".

En definitiva, ha recalcado que optó por seguir "a por a y b por b" el estudio encargado al catedrático emérito de Historia Contemporánea Jesús María Palomares, para que propusiera retirar los nombres porque se habían establecido por la vinculación con la Guerra Civil o con la implantación del régimen franquista.

También ha señalado algún aspecto que queda pendiente de los señalados por ese estudio, como el del monumento a Onésimo Redondo situado en la cima del cerro de San Cristóbal, algo en lo que, ha reiterado, el Ayuntamiento "no va a entrar", porque se considera responsabilidad de la Subdelegación del Gobierno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies