El Ayuntamiento de Valladolid concluyó de 2016 con un 71,3% de inversión ejecutada y culpa de ello al techo de gasto

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal Antonio Gato
EUROPA PRESS
Publicado 06/03/2017 12:55:40CET

La liquidación presupuestaria arroja un superávit de 26,1 millones y la deuda viva se queda en 107,3 millones, la más baja desde 1997 Óscar Puente advierte de que, si se cumplen las previsiones de gasto, en 2017 se incumplirá la Ley de Estabilidad

VALLADOLID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Valladolid ha hecho públicos este lunes los datos de la liquidación del Presupuesto de 2016, que señalan una ejecución del 81,41 por ciento en el total del Presupuesto y del 71,32 por ciento en materia de inversiones --22,5 millones de euros en obligaciones reconocidas sobre 31,6 millones de crédito presupuestado--, si bien el alcalde, Óscar Puente, y el concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, han asegurado que sólo podrían haberse ejecutado 400.000 euros más sin incumplir la regla del techo de gasto.

Así lo han explicado los miembros del equipo de Gobierno municipal en rueda de prensa, en la que han calificado de positivos los resultados de la liquidación presupuestaria, que señala también un superávit de 26,1 millones de euros, un remanente de tesorería de 41,4 millones de euros y una deuda viva de 107,3 millones, registro que se sitúa como el más bajo desde 1997, cuando se contabilizaban 63,5 millones de euros.

Puente y Gato también han considerado "bueno" el nivel de ejecución presupuestaria, pese a que en términos generales es inferior al de años precedentes. A lo largo de 2016, las obligaciones reconocidas han sumado un total de 241,9 millones de euros, frente a los 297,1 que sumaba el presupuesto municipal definitivo, según los datos aportados este lunes. De este modo, el porcentaje de ejecución es del 81,4%, por debajo del 86,3% de 2015.

En cuanto a inversiones, el resultado de la ejecución es todavía inferior, ya que de los 31,6 millones de euros recogidos en el presupuesto, se han reconocido obligaciones por valor de 22,5 millones, lo que arroja un 71,3%, que en este caso mejora el dato de 2015 --68,5%--.

De hecho, si se incluyen las inversiones financieramente sostenibles (IFS) aprobadas en 2016 con cargo al superávit del Presupuesto de 2015, el porcentaje de ejecución caería al 48,9 por ciento, ya que sólo se han certificado 3 millones de los 20,6 que sumaban las IFS presentadas el pasado año.

En todo caso, el alcalde de Valladolid ha aseverado que el "corsé" de la regla del techo de gasto, que el Ayuntamiento ha cumplido en 2016 por un margen de 424.000 euros, impedía al sector público municipal ejecutar más presupuesto por encima de esa cifra, ya que de lo contrario incumpliría la regla y sería necesario aprobar un Plan Económico-Financiero.

Así, Puente ha apuntado que, si se cumplen las previsiones de gasto en 2017, el Ayuntamiento incumplirá la citada regla gasto, por lo que los ediles socialistas han incidido en la reclamación de que el Ministerio de Hacienda "relaje" las limitaciones que aplica la Ley de Estabilidad Presupuestaria a los ayuntamientos que sean solventes y cumplan las condiciones de estabilidad y solvencia, como es el caso del de Valladolid.

En este sentido, plantean que se permita destinar una parte del superávit a gasto social o para la creación de empleo o que se relaje ese "corsé", pues también impide a los ayuntamientos crecer por encima de un porcentaje determinado. Así, en 2016 sólo se permitía a las corporaciones locales presupuestar un gasto superior en un 1,8 por ciento al del ejercicio anterior.

Antonio Gato ha subrayado que esta norma tenía "sentido" en el año 2012, cuando se aprobó para que los ayuntamientos incurrieran en déficit excesivo, pero ahora, ha indicado que se prevé que el total de las instituciones municipales aporta a la contabilidad del Estado un superávit del 0,5 por ciento.

En el apartado de deuda, el Ayuntamiento mantenía, a 31 de diciembre, una deuda viva total de 107,3 millones de euros, la más baja desde 1997, lo que supone un nivel de endeudamiento del 42,3% de los recursos ordinarios liquidados en el ejercicio, "muy alejado" del 110% que permite la legislación.

MENOS DEUDA EN 2017

En 2016 se han amortizado 20 millones de euros de deuda, mientras que en 2017 se prevé solicitar un crédito de 12,5 millones de euros que se destinarán a la puesta en marcha de la nueva entidad pública municipal del agua. No obstante, se prevé amortizar deuda por encima de esa cantidad, lo que sumado a la cantidad del remanente de tesorería de 2016 que se tenga que destinar a estas operaciones, hace prever una nueva reducción de deuda viva, que se situaría en el entorno de los 100 millones.

El remanente de tesorería para gastos generales de 2016 asciende a 41,4 millones de euros, similar al de 2015, mientras que el superávit ha sido de 23 millones de euros. La diferencia entre ambos registros --15,3 millones-- sería la cantidad que, de acuerdo con el interventor municipal, se podría destinar a inversiones financieramente sostenibles en 2017 y a amortización de deuda.

En cuanto a las denominadas IFS, el alcalde ha apuntado que incluso se podría llegar a un volumen mayor, el del superávit de 23 millones de euros, en el que esperarían incorporar gasto social y de empleo, si lo autorizase el Ministerio de Hacienda.

El bajo nivel de ejecución de estas inversiones --sólo 3 de los 20,6 millones de euros previstos--, según ha explicado Óscar Puente se debe al "escaso margen" de tiempo que se da para certificar obra, pues la cantidad que se puede destinar a ellas no se puede conocer hasta finales de marzo y la norma es que haya certificaciones ya a 31 de diciembre. "Es imposible ejecutar la totalidad", ha aseverado.

Las cantidades destinadas a las inversiones financieramente sostenibles no ejecutadas a 31 de diciembre, como ha matizado Antonio Gato, no desaparecen, sino que pueden volver a incluirse en las obras del programa del año siguiente si las obras ya estaban adjudicadas en esa fecha. Del resto, unos 8 millones de euros, el concejal prevé que sólo tenga que dedicarse a amortización de deuda la mitad y que la otra mitad también se pueda meter en el programa de IFS para 2017.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies