Bancos y cajas afrontan vencimientos de deuda de 97.506 millones en 2011, con 1.126 millones de Banca Cívica

Actualizado 28/12/2010 20:29:44 CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Bancos y cajas de ahorros españoles afrontan en 2011 vencimientos de deuda de 97.506 millones de euros --de los que 1.126 millones pertenecen a Banca Cívica--, lo que supone un 20 por ciento por debajo de los 121.359 millones que tiene el Estado en letras y bonos, según datos de Analistas Financieros Internacionales (AFI) recogidos por Europa Press.

Concretamente, los bancos tendrán que devolver un total de 51.353 millones de euros a lo largo del próximo ejercicio, algo más que las cajas de ahorros (46.153 millones).

El Santander encabeza el ranking de obligaciones de pago en 2011, con 27.480 millones, seguido por BBVA (18.297 millones), el Sistema Institucional de Protección (SIP) que lidera Caja Madrid (10.580 millones), La Caixa (8.500 millones), Popular (4.480 millones) y Banesto (3.850 millones).

También vence la deuda de Sabadell (3.640 millones), NovaCaixaGalicia (2.600 millones), Caixa Catalunya (1.840 millones), el SIP de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (1.800 millones), Bankinter (1.445 millones) y Banca Cívica (1.126 millones).

No obstante, estos importes sólo son el nominal de la colocación de deuda, sin incluir los intereses aparejados, que en el caso de los dos mayores bancos españoles, Santander y BBVA, se elevan en 2011 a 5.443 y 2.647 millones de euros, respectivamente, según los datos de mercado más recientes.

Los expertos consultados por Europa Press coinciden en que el pago de vencimientos no será el principal reto que aguarda a las entidades financieras, sino el previsible encarecimiento de las emisiones futuras de deuda a raíz de la posible rebaja de las calificaciones tanto del rating soberano de España como de las entidades.

Los datos que maneja el Banco de España fijan la mitad de los vencimientos de deuda a medio y largo plazo de las entidades financieras españolas a partir del año 2013, mientras que otro 20% corresponde a las de 2012, y un 15 por ciento a las del próximo ejercicio.

Contar con un buen rating es vital para captar financiación en los mercados internacionales porque se interpreta como un nivel de solvencia y garantía de pago, por lo que a mejor rating, menos costoso resulta colocar deuda, y viceversa. La agencia Moody's advirtió recientemente de la posibilidad de rebajar los rating de 30 entidades españolas.

CRISIS DE DEUDA SOBERANA

La Asociación Española de Banca (AEB) explica que la grave crisis de la deuda soberana en la Eurozona ha contagiado a la economía española y "se ha traducido en una desafortunada elevación de las primas de riesgo y de los costes de financiación de las entidades".

Según la patronal que preside Miguel Martín, los inversores reaccionan de forma exagerada a la incertidumbre y al posible contagio de la crisis de la deuda soberana en la zona euro, por lo que es necesario profundizar en la reforma laboral y la consolidación fiscal para restaurar la credibilidad de España y del sistema financiero.

A pesar de las restricciones de los mercados, los bancos españoles emitieron deuda por importe global de 31.450 millones de euros en 2010, a un plazo de entre tres y diez años, y a través de bonos y cédulas hipotecarias en su mayoría.

Santander y BBVA acapararon el 67 por ciento del total de emisión privada bancaria, ya que la entidad que preside Emilio Botín colocó 11.600 millones de euros (37%) y la que encabeza Francisco González hizo lo propio con 8.250 millones.

Por primera vez en la historia, la nueva regulación de las cajas de ahorro permite a estas entidades acceder a los mercados de capitales para financiarse, y algunas ya preparan su salida a bolsa, como el Sistema Institucional de Protección (SIP) de Banca Cívica, integrado por las cajas de Navarra, Burgos y Canarias.

De hecho, su presidente Enrique Goñi avisa de una futura crisis de liquidez, y considera vital que las cajas de ahorros se afanen en dar a conocer su negocio y datos fundamentales en el exterior de cara a captar recursos en los mercados internacionales.

En este sentido, la analista de IG Markets Soledad Pellón incide en la pérdida de credibilidad del sector financiero español y el encarecimiento de las futuras emisiones de deuda. El mayor coste de emisión acentuará sin duda la guerra del depósito que libran las entidades en España para captar el ahorro de la clientela con remuneraciones de hasta el cinco por ciento cuando se vincula otro producto.

Además, Pellón advierte de que "la entrada de 2011 será muy importante porque España podría ser atacada de nuevo por hedge funds y grandes inversores" con apuestas bajistas, de cara a un eventual rescate de España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies