Caja de Burgos obtiene un beneficio neto de 41 millones de euros en 2010

Actualizado 28/04/2011 19:51:39 CET

El incremento de los activos dudosos eleva el índice de morosidad al 4,74% Durante el pasado año, en el que se avanzó en la integración en Banca Cívica, la entidad cerró siete sucursales

BURGOS, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Caja de Burgos ha dado por cerrado el ejercicio 2010 con un beneficio individual neto de 41 millones de euros, después de destinar 66 millones a dotaciones con el fin de hacer frente a los eventuales deterioros como consecuencia del aumento de la morosidad y para afrontar el coste de las prejubilaciones contempladas en el Plan de Integración en Banca Cívica.

Según han informado fuentes de la entidad en un comunicado recogido por Europa Press, contextualizan el resultado "en un marco de crisis financiera, dificultad de acceso a los mercados, fuerte competencia en la captación de recursos minoristas, reducción general de márgenes y repunte de la morosidad". Pero también, "en un intenso trabajo y adaptación para seguir creciendo, acrecentando la confianza de los clientes y seguir apoyando los resortes de creación de riqueza en Burgos y Castilla y León".

Finalmente, tras aplicar los ajustes fiscales derivados del impuesto de sociedades, el resultado individual neto de Caja de Burgos del ejercicio 2010 asciende a 41 millones de euros.

En cuanto a la cuenta de resultados, el margen de intereses baja un 27 por ciento debido principalmente a la caída generalizada de la actividad económica y al aumento de la morosidad, pero fundamentalmente por la mejora de los precios del pasivo para empresas y familias.

Por su parte, el rendimiento de la cartera de instrumentos de capital multiplica por cuatro su importe al incorporar los dividendos percibidos de Banca Cívica (+46,8 millones de euros), mientras que las comisiones netas retroceden un 4,3% y el epígrafe de otros resultados de explotación acusa el efecto de las dotaciones por inmuebles adjudicados, así como la contabilización del traspaso del resultado mutualizable de la Entidad, que se eleva a 54,9 millones de euros aportados por Caja de Burgos.

Asimismo, los gastos generales reflejan un descenso por segundo año consecutivo y se han obtenido plusvalías por venta de valores e inmuebles por un importe de 74 millones de euros.

En cuanto a las provisiones y saneamientos, la cuenta de resultados recoge los importes dedicados a sanear la cartera de créditos y de inmuebles adjudicados, así como la totalidad de las prejubilaciones programadas, de forma que las dotaciones netas con reflejo en la cuenta de resultados ascienden a 65,8 millones.

En este sentido, Caja de Burgos ha recalcado que sigue apostando por la línea de "la prudencia" iniciada en 2007, con un sacrificio de los resultados para "acolchonar la morosidad y preservar la solvencia". En este sentido, desde el año 2007 la Entidad ha destinado a provisiones y saneamientos 427 millones con reflejo en la cuenta de resultados.

7,3 % MENOS EN LA CARTERA CREDITICIA

En cuanto a la inversión, durante el ejercicio 2010, Caja de Burgos ha concedido o renovado préstamos a empresas, autónomos y familias por importe de 1.800 millones de euros. No obstante, y a pesar de este dato, el descenso generalizado de la actividad económica a todos los niveles se refleja en la cartera crediticia, que a cierre del ejercicio presentaba un saldo neto de 7.738 millones, que supone un descenso del 7,3% con respecto al año anterior. Este descenso se debe, a su juicio, principalmente al mayor nivel de coberturas derivadas de los ajustes de convergencia, dado que en términos brutos el descenso de la cartera se reduce sólo un 2,1%.

Por su parte, y en línea con lo ocurrido a nivel sectorial, se ha incrementado el importe de los activos dudosos, afectando al índice de morosidad, que se eleva hasta el 4,74% al cierre del ejercicio, mientras que, gracias a los ajustes de integración, el nivel de cobertura de los saldos dudosos se eleva en más de 80 puntos, hasta el 158% duplicando ampliamente la media del sector, que se sitúa en el 73%.

En cuanto a los depósitos de clientes, los recursos captados por la red aumentaron un 5,5%, debido a una política de precios más atractiva para los clientes y potenciada desde el Grupo para favorecer la liquidez estructural. A cierre de 2010, los depósitos ascendieron a casi 8.000 millones, cifra que presenta un leve descenso --del 1,6%-- sobre el año anterior.

Por otro lado, el patrimonio neto ha reflejado un descenso debido a que los ajustes de constitución del SIP han permitido absorber, con cargo a patrimonio neto la totalidad de la pérdida esperada a 31 de diciembre. Es decir, se ha constituido el Banco "previendo de antemano toda la pérdida esperada para presentar, desde el momento de partida, un saneamiento integral".

La prioridad estratégica del Grupo, y por tanto de Caja de Burgos, es la ganancia en eficiencia a través de la reducción de costes de explotación, contexto en el que se ubica la racionalización de la red comercial llevada a cabo en el ejercicio, que ha supuesto el cierre de siete oficinas de reducida rentabilidad, manteniendo al 31 de diciembre, una red operativa de 181 oficinas.

CREACIÓN DE BANCA CÍVICA

A nivel institucional, 2010 ha sido un año protagonizado por la creación y puesta en marcha de Banca Cívica, que comenzó a operar plenamente como banco en junio. Durante todo este año, Caja de Burgos se ha centrado en establecer "una nueva forma de hacer banca en todos los aspectos".

En cuanto al balance y cuenta de resultados del ejercicio, en diciembre se realizaron los asientos de convergencia contable con efecto retroactivo al cierre de junio, así como la imputación de los costes de reestructuración asociados, lo que hace que los resultados de 2010 no sean totalmente homogéneos con los de años anteriores ni posteriores.

OBRA SOCIAL Y CULTURAL

El resultado obtenido por Caja de Burgos durante el ejercicio 2010, permite que el presupuesto establecido para la Obra Social y Cultural de 2011 ascienda a cerca de 18.841.594 euros. De este importe, una parte se destinará al mantenimiento de la estructura, a la Obra propia y, por primera vez, a los proyectos elegidos por los clientes de Caja de Burgos a través del programa 'Tú eliges, Tú decides'.

En 2010, la Obra Social y Cultural contó con un presupuesto de 20,6 millones de euros. A pesar de la notable disminución de los beneficios experimentada por todo el sector, Caja de Burgos mantuvo en 2010 su firme compromiso con la sociedad dando continuidad a los proyectos y programas puestos en marcha en anteriores ejercicios.

Así, ha seguido reforzando su actuación en el ámbito de la asistencia social, con las convocatorias de ayudas a proyectos de Cooperación al Desarrollo e iniciativas promovidas por Entidades No Lucrativas, la actividad desarrollada por el Foro Solidario y la creación de un nuevo programa de Apoyo a familias con graves dificultades económicas, canalizado a través de un convenio con Cáritas Diocesana.

Se ha potenciado la programación dirigida a los jóvenes (conciertos, concursos y actividades formativas en El Hangar, convocatorias de apoyo a jóvenes excelentes, ayudas al desplazamiento universitario) y desarrollado una amplia programación cultural innovadora y de gran calidad, con un importante apoyo a la creación.

Durante 2010 se mantuvieron asimismo los convenios establecidos con la Diócesis (al que la Caja ha destinado desde 1987 más de 6,5 millones, de los que 4,3 corresponden a actuaciones en la Catedral de Burgos), la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León, Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, Burgos 2016 y Atapuerca.

En esta línea de convenios institucionales destacan también el 'Compromiso 2012' con el Ayuntamiento de Burgos, así como los establecidos con el Ayuntamiento de Valladolid (con un acuerdo suscrito para restaurar el Campo Grande), con el Teatro Calderón y con las Universidades de Burgos y Valladolid.