CCOO y CGT protestan contra la sustitución de gestores sanitarios por personal del 112 y el riesgo ciudadano que supone

Concentración a las puertas de la Consejería de Sanidad
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 22:26:50 CET

Unas 50 personas se concentran ante Sanidad por posibles despidos en el Centro Coordinador de Urgencias, que queda "en el limbo"

VALLADOLID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Medio centenar de personas se ha concentrado en Valladolid para protestar contra la posibilidad de que los gestores sanitarios del Centro Coordinador de Urgencias (CCU) se sustituyan por personal del 112 al integrarse en el número único de emergencias tras la última adjudicación del servicio, con el "riesgo para la ciudadanía" que esto puede suponer.

Así lo han expresado los sindicatos que han convocado la protesta a las puertas de la Consejería de Sanidad, donde han reivindicado además el mantenimiento de los 35 empleos de las personas que desarrollan esta actividad en el CCU --que tiene adjudicado Madison-Telecyl--, a los que aseguran que se sustituirá por menos personal, "más barato" y con sólo un mes de formación.

La presidenta del Comité de Empresa de Madison-Telecyl, Ana Isabel González, ha incidido en el error que comete la Junta de Castilla y León al licitar el servicio del 112 --cuyo contrato renueva el Grupo Norte, único presentado al concurso-- sin hacer lo propio con el Centro Coordinador, que hasta ahora licitaba Sanidad y que queda "en el limbo administrativo" y pasa a formar parte del número de emergencias a partir del 1 de enero.

González ha incidido en que además de dejar en la calle a 35 personas, se sustituirá así a gestores sanitarios con más de ocho años de experiencia por menos personal, que será más barato y con menos formación.

Por ello, además de esta protesta, llevarán a cabo concentraciones ante las consejerías de Fomento y Medio Ambiente --de quien depende la adjudicación del 112-- y Presidencia, "implicadas en el proceso", para que se reúnan con ellos, ya que no han recibido respuesta a pesar de haber solicitado encuentros. Actualmente, según ha explicado González, es Fomento y Medio Ambiente quien licita el servicio, cuando Sanidad era la que sacaba a concurso el Centro Coordinador.

CONSECUENCIA, "LA MUERTE"

La presidenta del Comité de Madison-Telecyl cree que la Junta está "a tiempo de rectificar" algo que considera "un error" porque puede tener como consecuencia "la muerte de gente", ya que se trata de menos personal y sin experiencia, ya que las personas que se encuentran en el CCU habla cuando "hay sangre", hay que mandar ambulancias, helicópteros o también se encargan de las urgencias pediátricas.

"Tienen números directos de urgencias, hospitales y centros de salud", ha aseverado Ana Isabel González, quien ha aclarado que no sólo se trata de gestionar los incidentes que remite el número integrado 112.

En este sentido, ha insistido en que el personal del 112 y la gente de "Emergencias" (el CCU) no tienen la misma categoría laboral, pero además ha explicado que es un trabajo "con mucha responsabilidad", "muy sensible" que requiere formación muy específica, "son años de experiencia y quieren hacer creer que una persona con un mes de formación va a tener la misma resolución no es real".

En este contexto, ha señalado que consideran que lo que se produce es una subrogación, por lo tanto debería producirse con los empleados porque si la función sigue existiendo "tiene que subrogar a todos los trabajadores porque el trabajo no ha disminuido, son los gestores sanitarios, que están formados, los que tienen que asumir el trabajo, no todo el mundo aguanta ese tipo de presión".

Además, los sindicatos han recordado que ya en 2003 se intentó hacer algo similar, con la absorción de la gente de Emergencias en el número único, pero en marzo de 2004 se volvió a la fórmula que hasta ahora se ha mantenido porque "no podían" asumir esa carga de trabajo.

"Diez años después lo quieren hacer con menos gente, sin experiencia y con un aumento del volumen de llamadas de un 90 por ciento, es irreal", ha señalado González, quien ha insistido en que todo esto se traduce en que al final la ciudadanía tenga que asumir esos tiempos de espera y "es real que alguien muera".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies