El Centro de Estudios Financieros premia un estudio de la UVA sobre la Comisión de Auditorías

Actualizado 05/10/2007 16:29:14 CET

VALLADOLID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Estudios Financieros (CEF) premió el trabajo del equipo encabezado por el profesor del Departamento de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Valladolid, Félix López Iturriaga, y un estudiante de doctorado, al que dirige la tesis, Mauricio Jara, en el que también han participado el profesor de la Universidad de Cádiz, Emiliano Ruiz, y la alumna de doctorado de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, Estíbaliz Biedman.

El estudio, que analiza la independencia en la Comisión de Auditoría en las empresas cotizadas, se ha alzado con el primer premio en la categoría de Contabilidad y Administración de Empresas, y supone el segundo premio concedido a ambos investigadores de la UVa por el CEF en esta modalidad, al obtener el pasado año este mismo premio, con un trabajo que sigue la línea de investigación emprendida por ambos hace varios años.

Si el pasado año el reconocimiento fue exclusivo para los dos, en esta ocasión - tras los contactos iniciados con el profesor Emiliano Ruiz de la Universidad de Cádiz y la alumna a la que éste dirige la tesis, Estíbaliz Biedman- ha sido compartido por los cuatro autores de la investigación.

El trabajo partió de los datos extraídos de 141 empresas de todo el país durante los años 2002 y 2003 y se preguntaba por qué algunas empresas crean comisiones de auditorías con un nivel de independencia superior al mínimo legal requerido. En 2002 entró en vigor la denominada Ley Financiera por la que se obligaba a crear en las empresas cotizadas (o que cotizan en bolsa), una Comisión de Auditoría, un órgano que facilite información fiable a sus accionistas y mejore la transparencia de la empresa.

"Cuanta más información se tenga, más posibilidades tendrán quienes están fuera para tomar decisiones: invertir en la empresa, destituir a sus directivos, etc", explica Félix López Iturriaga. La ley también obliga a que un mínimo de esos miembros que conforman la comisión sean ajenos a la empresa, ya que eso facilita la transparencia.

El estudio ha dado como resultado que aquellas empresas que tienen más miembros independientes en la Comisión de Auditoría son las que en su Consejo de Administración tiene también más personas independientes, aunque hay un límite. Si el Consejo de Administración es excesivamente grande (entre 20 ó 30 consejeros), el grado de independencia de la comisión se invierte, ya que es difícil tomar decisiones de consenso, por lo que lo ideal es un número de entre 10 y 11 consejeros para que se garantice un nivel de independencia alto. Además cuanto más grande sea la empresa mayor será la independencia de la comisión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies