Cerca de 400 delegados de UGT CyL apoyarán en Madrid a dos compañeros que serán juzgados por la huelga general de 2012

 

Cerca de 400 delegados de UGT CyL apoyarán en Madrid a dos compañeros que serán juzgados por la huelga general de 2012

Publicado 20/06/2017 14:23:01CET

VALLADOLID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 400 delegados de UGT en Castilla y León se desplazarán este miércoles a Madrid con el fin de apoyar a dos compañeros, Rubén Ranz y José Manuel Nogales, que ocuparán el banquillo por participar en la huelga general del 29 de marzo de 2012, mientras informaban a los trabajadores de los motivos de la convocatoria de la misma.

La delegación castellanoleonesa se sumará a las de otras comunidades autónomas que se movilizarán hasta la capital de España en apoyo de ambos acusados, y todo ello bajo el convencimiento de que "los piquetes han sido y son herramientas con las que informar y facilitar que los trabajadores que querían hacer huelga pudieran hacerla".

Precisamente, en el año en que se celebra el 40 aniversario de la lucha sindical en libertad, UGT, a través de un comunicado recogido por Europa Press, condena que dos sindicalistas irán a juicio por ejercer un derecho que costó muchos y grandes sacrificios, con encarcelamientos, despidos, huelgas y un gran sentido de responsabilidad y tolerancia.

Por ello, más de 60 organizaciones internacionales (Confederación Europea de Sindicatos, Confederación Sindical Internacional, Confederación Sindical de las Américas, Consejo Regional Pan Europeo, entre otras) y representantes de los principales actores de la sociedad civil se han volcado para dar su apoyo y solidaridad a Rubén Ranz y José Manuel Nogales.

Los convocantes de esta movilización exigen la derogación del artículo 315.3 del Código Penal, "un artículo que nunca se había
utilizado en la historia democrática de nuestro país y que el Gobierno del PP lo rescató para arremeter contra el ejercicio de la libertad sindical", y del 172, relativo al delito de coacciones, además de reclamar a los grupos parlamentarios que cumplan con su compromiso de derogar la Ley Mordaza, "que sólo tiene como objetivo silenciar y oprimir a toda la ciudadanía".

"Esta acusación no afecta solo a los sindicatos, sino a todos los trabajadores y trabajadoras y al conjunto de la ciudadanía, tanto nacional como internacional, en general", concluye UGT.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies