Cerca de mil personas se concentran en Burgos para pedir el esclarecimiento del triple crimen de junio de 2004

Actualizado 03/06/2006 15:58:43 CET

BURGOS, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de mil personas se concentraron esta mañana en la Plaza Mayor de Burgos para pedir el esclarecimiento del triple crimen acaecido en junio de 2004 y que costó la vida a tres miembros de una misma familia, el matrimonio y un hijo pequeño.

Los cuerpos sin vida de Salvador Barrio, de su esposa Julia Dos Ramos y del hijo menor de ambos fueron hallados en el interior de su vivienda con heridas de arma blanca el 7 de junio de hace dos años.

Las investigaciones policiales, que se mantienen desde entonces, con la colaboración del Cuerpo Nacional de Policía en Burgos y el de la central de Madrid, no han arrojado resultados que aclaren la autoría de los hechos.

Los familiares del matrimonio fallecido convocaron con ese motivo los actos de hoy en la capital burgalesa, en donde residían las víctimas, para pedir a los ciudadanos su colaboración, "poniendo en conocimiento de la Policía cualquier dato que pudiese representar las más mínima relevancia para la investigación", declaró el abogado de la familia, Adolfo Taboada.

El letrado animó a los burgaleses a informar a la Policía en el caso de que en aquella madrugada, o en horas posteriores hubiesen visto a alguna persona desprenderse de un paquete, "no necesariamente en Burgos", así como a informar sobre "cualquier comportamiento extraño o sospechoso" que detectaran antes de la fecha del triple crimen.

UNA SOLA PERSONA

En cuanto a la autoría de los hechos, el letrado afirmó que "podríamos asegurar que se trata de una única persona, casi con toda probabilidad varón, diestro y presumiblemente fuerte, aunque no necesariamente corpulento".

Agregó su sospecha de que se trata de una persona "con una psicopatía grave", por lo que consideró que "es probable" que antes o después de este crimen hubiese mostrado algún otro comportamiento violento.

Taboada dijo que el abanico de posibilidades es muy grande, por lo que recordó a los ciudadanos que es "muy importante" cualquier información que puedan aportar.

"A la familia le angustia mucho pensar que quizás alguna persona pueda conocer algún dato como los expuestos y no lo haya comunicado a la Policía", agregó.

"BUENAS PERSONAS"

Por su parte, el hijo mayor del matrimonio fallecido, Rodrigo Barrio, quien en la noche de los hechos no se encontraba en el domicilio familiar porque estudiaba en un colegio interno, se dirigió también a los burgaleses para solicitar su ayuda.

"Eran buenas personas, un agricultor y un ama de casa, que sólo hacían el bien, y eran cordiales con sus vecinos", dijo en alusión a su familia.

El joven, que cuando ocurrieron los hechos tenía 16 años, pidió a los responsables de la investigación que sigan trabajando por esclarecer este caso, y que "pidan ayuda de otro tipo si la necesitan". Expresó el apoyo de la familia a la Policía, pero también exigió resultados.

Sobre sus padres y su hermano menor, que tenía 12 años, dijo que a pesar de que "nadie me los va a devolver", precisa conocer la autoría del crimen. "Podré vivir más tranquilo sabiendo quién se esconde y el porqué esto a mi familia", señaló.

Rodrigo Barrio quiso dejar "limpia" la imagen de su familia. "No eran traficantes ni personas que estaban metidas en problemas, sino que eran personas que respetaban y defendían por encima de todo la Justicia", declaró.

INCERTIDUMBRE

A la concentración acudieron tanto los familiares del cabeza de familia, que era alcalde pedáneo de La Parte de Bureba (Burgos), como de su esposa, Julia Dos Ramos, natural de Verín (Orense), en donde reside en la actualidad el hijo del matrimonio.

Uno de los hermanos de Julia lamentó la incertidumbre con la que viven desde que se produjo el crimen. Benito Dos Ramos incidió en que la familia desconoce cuál pudo ser el motivo de estos asesinatos.

Reconoció la labor policial y valoró la actitud de los responsables institucionales, porque "donde hemos ido nos han abierto las puertas y nos han escuchado". Benito instó a los ciudadanos que puedan tener algún tipo de información a ponerlo en conocimiento de la Policía.

"Nos parece casi imposible que esto se cometa en una vivienda, en un bloque de pisos y que nadie vea ni oiga nada, ni sospeche de nadie", apostilló, al tiempo que precisó que "el asesino vivirá con alguien, y alguien tendrá que darse cuenta de que su comportamiento ha cambiado".

El abogado de la familia facilitó a los ciudadanos varias líneas de contacto para hacer sus aportaciones a la investigación. El número de la Policía para este caso es el 91 5822504. Además existe la dirección de Internet 'www.homicidios-desaparecidos@policia.es'.