El Comité Autónomico del PSCyL, en contra de los cierres de empresas y exige a la Junta una política más activa

Publicado 23/02/2018 19:47:19CET

VALLADOLID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Comité Autonómico del PSCyL ha expresado hoy su frontal oposición a los últimos cierres anunciados de distintas empresas de la Comunidad y ha exigido a la Junta de Castilla y León una política industrial más activa.

El máximo órgano regional entre congresos, en su reunión de esta tarde, ha aprobado una resolución en este sentido para lamentar las crisis que afectan en este momento a Siemens Gamesa, en Miranda de Ebro (Burgos), con una plantilla de 134 trabajadores; Isowat-Made, en Medina del Campo (Valladolid), con 98 operarios, y las térmicas de Velilla del Rio Carrión (Palencia), con 80 afectados, y Compostilla, en Cubillos del Sil (León), con alrededor de 200 empleados.

"Naturalmente estos anuncios no solo inquietan a los trabajadores directamente afectados. También conciernen a muchos empleos indirectos y al mantenimiento de dotaciones y servicios comerciales en las comarcas", advierten los socialistas, que, por ello, traslada en primer lugar su apoyo incondicional a los trabajadores que ven amenazado su empleo por estos anuncios, a las autoridades locales y al conjunto de los territorios afectados.

Así, abogan por la continuidad del empleo en todos y cada uno de los centros de trabajo, y la actividad industrial en estas comarcas para mantener su dinamismo económico y contener la regresión demográfica que afecta al conjunto de la Comunidad y, particularmente, a las áreas rurales.

En consecuencia, reiteran su compromiso de apoyo al mantenimiento de la actividad y el empleo en estas empresas y, al tiempo, exigen a la Junta de Castilla y León una política industrial más activa, una mayor monitorización del sector y de las ayudas que se otorgan desde la Administración autonómica para anticiparse y prevenir estas crisis industriales, así como un trabajo denodado, que se comprometen a apoyar y compartir, para que estos anuncios de cierre no lleguen a hacerse realidad.

RESPONSABILIDAD SOCIAL A LAS EMPRESAS

Finalmente, exigen responsabilidad social a las empresas, "que deben en primer lugar a sus empleados, pero también a sus empresas auxiliares, al entorno que las acoge y a las políticas y ayudas públicas que contribuyen a su competitividad".

Y es que advierten de que de llevarse a cabo estos anuncios, supondrían un duro golpe para las familias directa o indirectamente afectadas y para la convergencia territorial y la cohesión social en unas comarcas intensamente afectadas por la crisis económica y demográfica que sufre toda la Comunidad, que se vería gravemente profundizada por estas crisis en un sector tan estratégico como el industrial.

"El futuro de la competitividad territorial de Castilla y León se juega en el sector industrial y su capacidad de innovación y de creación de empleo de calidad, que se ve seriamente comprometido por estas crisis industriales", concluyen.