Los cuatro grupos políticos del Ayuntamiento de Salamanca rechazan "una drástica" reducción de plantilla en Ceiss

Publicado 27/04/2016 16:30:04CET

SALAMANCA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los cuatro grupos municipales representados en el Ayuntamiento de Salamanca -Popular, Socialista, Ciudadanos y Ganemos- han acordado una declaración institucional sobre el reajuste de plantilla en el Banco Ceiss.

El texto aprobado recoge "la solidaridad y el apoyo público a todos los trabajadores y las trabajadoras de la entidad financiera" y muestra el "rechazo a cualquier planteamiento por parte de la entidad de acometer una drástica reducción de trabajadores de la entidad con vinculación en la ciudad de Salamanca. Y, en caso de producirse algún tipo de reducción de plantilla, ésta deberá ser la mínima posible y acordada con la representación sindical".

La aprobación de este texto institucional responde al compromiso adquirido por los cuatro grupos políticos a petición del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en el pleno de la Corporación Municipal celebrado el pasado día 8 de abril, han apuntado fuentes municipales.

El texto recuerda que la propuesta de la entidad financiera afectaría a un máximo de 1.120 trabajadores, "lo que representa aproximadamente un tercio de la plantilla" y que se notaría "fundamentalmente" en los servicios centrales, los servicios informáticos y la red de oficinas, según las informaciones trasladadas por los responsables de la entidad a los representantes sindicales.

Al proceso de reestructuración anunciado recientemente, debe añadirse el producido en el año 2013 cuando los directivos de las Cajas de Ahorro fusionadas alcanzaron un acuerdo con los representantes sindicales de UGT y Csica -sindicatos mayoritarios en la entidad- mediante el cual se produjo un ERE de 1.230 empleados, frente a los 1.502 planteados inicialmente; que también provocó el cierre de sucursales, recuerda el texto municipal.

Tras este proceso inicial para acomodar las estructuras de las extintas Cajas fusionadas, la entidad resultante contaba a finales del año 2014 con una red de 565 sucursales y una plantilla de 3.356 personas, añade.

La vinculación todavía existente con Salamanca hace prever que la anunciada reestructuración de la entidad financiera puede suponer "un coste importante para el empleo de nuestra ciudad".

Y, en este sentido, "desde el Ayuntamiento de Salamanca no podemos permanecer ajenos a esta circunstancia y se hace necesario afrontarla desde la unidad institucional de los diferentes grupos políticos con representación en la Corporación municipal, transmitir públicamente el rechazo a cualquier planteamiento que suponga un drástico recorte en la plantilla de la entidad vinculada a la ciudad de Salamanca, e instar a los responsables de la entidad a que de producirse la reestructuración, ésta afecte lo mínimo posible al empleo de nuestra ciudad", concluye el Consistorio.