CyL, en dos proyectos sobre innovación en minería y agroalimentación

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

CyL, en dos proyectos sobre innovación en minería y agroalimentación

Museo de la Minería
MUSEO DE LA MINERÍA
Publicado 15/10/2016 11:58:35CET

VALLADOLID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

La UE ha aprobado dos proyectos Interreg en los que participa la Junta de Castilla y León en compañía de otros socios europeos públicos y privados que tienen como objetivo aplicar la innovación a la minería y la agroalimentación.

Estas iniciativas suman un presupuesto total de cerca de cuatro millones de euros, de los que 500.000 euros serán gestionados por la Consejería de Economía y Hacienda a través de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE) y, en el caso de una de ellas, también a través del cluster alimentario Vitartis.

El primero de los proyectos Interreg en los que interviene la Consejería de Economía y Hacienda es el denominado proyecto REMIX (Smart and Green Mining Regions of EU), que pretende aglutinar a regiones europeas que cuentan con minas en explotación para facilitar el acceso a la innovación y a la sostenibilidad en el sector.

Aquí se prioriza la transición hacia una economía de bajo carbono y la protección del medio ambiente y la eficiencia en el uso de recursos ya que el núcleo de la idea del proyecto contempla cuestiones como la concienciación ciudadana, la comparación legislativa, el conocimiento de formas sostenibles de explotación, la transferencia de conocimiento innovador sobre productos y los procesos y servicios asociados.

Además, se persigue que el proyecto pueda ser el germen de una futura red de regiones europeas en torno a la explotación de recursos naturales, "circunstancia que tiene una convocatoria específica en la planificación de Horizonte 2020, programa de I+D+i gestionado directamente desde la Comisión Europea".

En este caso, en su calidad de socio la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial recibirá una aportación próxima a los 190.000 euros a los que añadirá una cofinanciación con fondos propios del 15 por ciento.

El desarrollo del proyecto contará también con la participación de otros ocho socios públicos y privados pertenecientes a dos regiones finlandesas, Lapland, que lidera el proyecto, y Joensuu; la Baja Silesia de Polonia; las universidades de Leoben (Austria), Lisboa (Portugal) y Exeter (Reino Unido), además de un centro de Alemania, la Universidad de Atenas (Grecia) y el Ministerio de Industria y Comercio de la República Checa.

INCREMENTO DE LA COMPETITIVIDAD DE LAS PYMES

Junto a esto, la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial participa en STRING (STrategies for Regional INnovative Food Clusters), que persigue fomentar estrategias regionales que permitan llevar la innovación a las cadenas de valor del sector agroalimentario, con el propósito de incrementar la competitividad de las pymes de este sector.

Se trata de un proyecto colaborativo en el que, además de la ADE, está presente la Agrupación Innovadora de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis), representante de la mayor parte del sector de la Comunidad.

El resto de los socios son dos entidades de Países Bajos; dos de la región de Emilia Romana en Italia; el ayuntamiento y la universidad de Debrecen en Hungría; una asociación empresarial de Rumanía, y desde Dinamarca, la Región Central. En este caso, la aportación de fondos FEDER para Castilla y León será de en torno a 270.000 euros, a los que suma una cofinanciación con fondos propios también del 15 por ciento.

Según los datos aportados desde el departamento que dirige Pilar del Olmo, los dos proyectos en los que participa la Junta se enmarcan en los objetivos de promoción de la I+D y fomento de la competitividad que cuenca cada uno con un presupuesto cercano a los dos millones de euros, procedentes en su mayoría del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Ambas iniciativas tienen una vigencia de cuatro años y medio y se desarrollarán en dos fases donde el punto de partida será estudiar y evaluar las políticas regionales hasta el momento para seleccionar las mejores experiencias y en una segunda etapa se aplicarán esas buenas prácticas, además de llevar a cabo el seguimiento y evaluación de los resultados.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies