Una delegación de Medina del Campo (Valladolid) recogerá mañana en Valencia una réplica del Santo Cáliz de Cristo

Actualizado 24/10/2007 14:27:17 CET

MEDINA DEL CAMPO (VALLADOLID), 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Alcalde de Medina del Campo, Crescencio Martín Pascual, el Presidente de la Junta de Semana Santa, Francisco Torre Manzano, y el Consiliario de la misma, el padre Carmelita Francisco Oreja, junto con varios representantes de las Cofradías de la ciudad recogerán mañana en la Catedral Metropolitana de Valencia, una réplica del Santo Cáliz de Cristo.

Dicho Cáliz, que se encuentra en la Capilla de San Vicente Ferrer de la Catedral, se ubicará en el futuro Centro Cultural San Vicente Ferrer y hasta la apertura del mismo se custodiará en el Convento de las Agustinas por la Cofradía de la Oración del Huerto y la Vera Cruz, hermandad encargada de procesionar la réplica de la reliquia durante la Semana Santa.

Según informó el Ayuntamiento de Medina del Campo en un comunicado recogido por Europa Press, las investigaciones realizadas por distintos historiadores, fue "el propio san Pedro quien llevó de Jerusalén a Antioquía y luego a Roma el cáliz utilizado por Jesucristo en su última cena antes de su pasión y muerte".

El Santo Grial fue utilizado desde entonces por 23 papas hasta la persecución contra los cristianos del año 258, cuando el papa Sixto II, antes de ser martirizado, ordenó enviar la reliquia a Huesca custodiado por el diácono Lorenzo.

El comunicado recordó que "diversos parajes e iglesias de Aragón fueron escenario del paso del Santo Cáliz", según la tradición, como la cueva de Yebra, San Pedro de Siresa, San Adrián de Sasabe, Santa María de Sasabe, San Pedro de la Sede Real de Bailo, la propia Catedral de Jaca, hasta llegar en el año 1071 al monasterio oscense de San Juan de la Peña.

En 1399, el rey Martín I se llevó la reliquia al Palacio de la Aljafería en Zaragoza, donde permaneció 20 años hasta que, después de una breve estancia en Barcelona, fue llevada al Palacio Real de Valencia en el año 1424 por orden de Alfonso el Magnánimo, que agradecía así a Valencia su ayuda en las luchas mediterráneas. Finalmente, en 1437, el Santo Cáliz fue entregado como donación al cabildo de la Catedral de Valencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies