Detenido en Burgos un 'groomer' por presunta agresión sexual sobre una menor

Una charla contra el 'grooming'.
POLICÍA NACIONAL DE BURGOS.
Publicado 18/04/2018 13:02:28CET

Captó a su víctima a través de las redes sociales Instagram y Whatsapp

BURGOS, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido a un varón de 40 años, M.L.R, con domicilio en Burgos, como presunto autor de un delito de 'grooming', tras captar a la víctima a través de las redes sociales Instagram y Whatsapp.

En el mes de enero del presente año la víctima, menor de edad, y su madre fueron a Comisaría para interponer una denuncia debido a que una persona había contactado con la niña a través de la red social Instagram, ganándose su confianza al darla opiniones favorables en forma de likes (me gusta), cuando ella subía vídeos musicales a Internet.

El 'groomer' dio el paso siguiente al comenzar a 'whasappear' con la niña sabiendo en todo momento la condición de menor de la víctima, requiriéndola fotografías de carácter íntimo y manteniendo con ella conversaciones de contenido sexual.

Finalmente, el detenido le propuso a la menor quedar con ella en varias ocasiones para "enrollarse" pero que estos hechos no fueran en público y no se lo contara a nadie.

Las investigaciones policiales permitieron localizar y detener al 'groomer', siéndole intervenido su terminal móvil, en el que tras un minucioso examen se podrá determinar si existen más víctimas de este acosador sexual.

El detenido pasó a disposición de la autoridad judicial, que decretó una orden de alejamiento, así como la prohibición de comunicarse con la víctima menor por cualquier medio.

La conducta del arrestado encaja en una tipología delictiva que se define como 'child-grooming' y que se define como el conjunto de estrategias que una persona adulta desarrolla para ganarse la confianza de una menor a través de Internet con el último fin de obtener concesiones de índole sexual.

El autor usa primero un acercamiento lleno de engaños y, posteriormente, comienza el chantaje para obtener imágenes comprometidas de la víctima menor de edad.

En casos extremos, los autores pretenden un encuentro en persona para lo coaccionan y acosan a los menores para lograr su propósito.