La Diputación de Soria rendirá homenaje el sábado a Mariano Valdecantos, vecino de Rollamiento que ha cumplido 100 años

Actualizado 01/08/2013 11:36:58 CET

SORIA, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Diputación Provincial de Soria homenajeará el sábado, 3 de agsoto, a Marino Valdecantos García con motivo de su centenario en un acto en el que la diputada provincial Nuria Caballero le hará entrega de una placa conmemorativa y de la copia en pergamino de las partidas de nacimiento.

El edificio de las Escuelas Nuevas acogerá el acto de homenaje, tras lo que la familia de Mariano Valdecantos García ofrecerá una comida para los vecinos de la localidad de Rollamienta.

Nacido el 18 de febrero de 1913 en Rollamienta, Mariano fue el menor de una familia de cinco hijos y su padre fue durante muchos años alcalde de esta localidad.

A los 16 años emigró a Argentina buscando una vida mejor y allí, en la ciudad de Salta, trabajó durante tres años en el comercio de telas de unos tíos, aunque al contraer paludismo tuvo que volver a su pueblo y seguir ayudando en las labores de la casa. Entonces comenzó a estudiar y ejercer de secretario de la administración local en los pueblos cercanos.

El comienzo de la guerra civil marcó otro cambio en su vida ya que la pérdida de movilidad en un brazo como consecuencia de un accidente al caer de una burra hizo que fuera declarado inútil total, lo que no le impidió alistarse para cumplir servicios auxiliares en Zaragoza. Una tuberculosis le devolvió a Rollamienta, donde reanudó sus actividades agrícolas, ganaderas y como secretario del Ayuntamiento.

A la muerte de su padre, le fue ofrecido su puesto de administrador de fincas en Córdoba y Sevilla, trasladándose por ese motivo a vivir a Andalucía. En uno de sus viajes conoció en Rebollar a la que sería su mujer, Genara García Pérez, natural de Carrascosa de la Sierra y maestra nacional que ejercía en Cihuela. Se casaron en 1946 en la basílica del Pilar, en Zaragoza, y fijaron su residencia en Écija (Sevilla), donde nacieron sus cuatro hijas.

La familia se trasladaba a Rollamienta durante los meses de verano, de manera que sus hijas crecieron entre Écija y Rollamienta. En 1978 rehizo una parte de la casa de sus padres y desde ese año la casa se ha convertido en lugar de visita habitual, y no sólo en verano, por parte de sus hijas, de sus siete nietos y sus siete biznietos.

Tras el fallecimiento de su mujer en 1985, se trasladó a vivir a Sevilla, donde reside, pero ha sido socio fundador de la Casa de Soria en Sevilla (en la actualidad, casa de Castilla y León), aunque sigue pasando los veranos en Rollamiento.

Con motivo de sus 100 años ha hecho a su pueblo la donación de dos bancos, que se han instalado en la zona de La Cerrada, frecuentada como zona de paseo del pueblo. La inscripción sobre esos bancos de un muy sencillo texto (Mariano Valdecantos, 100 años) guardará para siempre el testimonio de devoción por su tierra soriana y sus gentes.