La Diputación de Zamora contará este año con un presupuesto de 75,5 millones de euros, el más elevado de su historia

Actualizado 02/02/2006 18:30:00 CET

ZAMORA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez Maillo, anunció esta mañana que la institución contará en 2006 con un presupuesto de 75,5 millones de euros, "ligeramente superior al del año pasado y el más alto de su historia".

Martínez Maíllo definió las cuentas de la Diputación como "unos buenos presupuestos a pesar del gobierno" e incidió en la repercusión negativa que ha tenido la disminución de los Fondos de Cohesión y el recorte de los Fondos Interreg.

Según el presidente de la Diputación, los presupuestos son "inversores" puesto que dedican el 40% del total a inversiones directas, "sociales" porque por primera vez se destinan fondos, 3,7 millones de euros a la aplicación de un plan de empleo, y "marcan tendencias" porque además de mantenerse en altos niveles presupuestarios se continúa con la disminución del nivel de endeudamiento.

SANEAMIENTO DE LA INSTITUCION

En este sentido, insistió en que en los últimos tres años la deuda de la institución se ha reducido en un 25% pasando de un 109% que estaba en 2003 a un 88,3% de la actualidad, lo que significa "que se ha procedido al saneamiento económico de las cuentas de la institución".

Entre las partidas presupuestarias más importantes se encuentran los 3,7 millones de euros destinados al Plan de Empleo que prevé medidas como la creación de guarderías y comedores sociales, una sociedad de desarrollo provincial, ayudas a las pequeñas empresas rurales, la construcción de polígonos industriales en el medio rural y la promoción de los alimentos de Zamora.

Martínez Maíllo destacó los 10 millones de euros que se dedicarán a la construcción y mejora de carreteras. Incidió en los tres millones que se destinarán a las obras del puente de Manzanal, los 3,2 millones de euros para el proyecto de abastecimiento de agua de los Valles de Benavente, el medio millón de euros para la construcción de un edificio de oficinas para la Diputación y otra cantidad similar para el inicio de las obras de una piscina climatizada en Toro.

Durante este ejercicio, la institución destinará importantes partidas a la segunda fase del llamado vivero de empresas y a las obras de remodelación del teatro Ramos Carrión.