Familiares de la encargada de un bar de Valladolid aplauden su condena de 3 años de cárcel por traficar

Actualizado 27/01/2011 13:46:33 CET

Inicialmente, el Ministerio Fiscal solicitaba para ella una pena de 10 años

VALLADOLID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Familiares y amigos de la propietaria del bar BOCA2 de Valladolid, Azucena R.C, acogieron con aplausos la condena de tres años de cárcel recaída hoy sobre ella por un delito de tráfico de drogas, después de que su abogado defensor y el Ministerio Fiscal llegaran a un acuerdo previo que hizo innecesaria la celebración de la vista oral correspondiente.

La satisfacción de la familia de la hostelera, algunos de cuyos integrantes prorrumpieron en unos tímidos aplausos, fue la nota anecdótica de la jornada vivida en la Audiencia de Valladolid, donde Azucena R.C. tampoco pudo reprimir su alivio al conocer el fallo anticipado por el presidente de la Sala y lo escenificó girando la cabeza y haciendo guiños cómplices a quienes ocupaban los primeros bancos.

No era para menos, ya que los 10 años de privación de libertad que en un principio pedía para ella la acusación pública quedaron finalmente reducidos a 3 años y al pago de una multa de 1.600 euros, merced al referido acuerdo con su letrado defensor, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La notable rebaja en la pena de cárcel impuesta obedece a que el fiscal aceptó modificar su escrito de conclusiones, en el sentido de que mantuvo que los hechos son constitutivos de un delito de tráfico de drogas, de las que causan grave daño a la salud, pero retiró la agravante de establecimiento público y, además, aplicó a la procesada la atenuante de drogadicción, al reconocer como hecho probado que la hostelera tenía este problema y que siguió en 2004 tratamiento de deshabituación en el centro de Cruz Roja.

Incluso Azucena R.C. pudiera no verse obligada a ingresar en prisión en el supuesto de que prospere la petición de su abogado de que se suspenda la ejecución de la condena, si bien este extremo habrá de ser valorado por el tribunal.

La ya condenada fue detenida en torno a las 21.10 horas del 11 de junio de 2010, cuando una dotación de Policía Nacional llevó a cabo la inspección del establecimiento hostelero BOCA2, ubicado en la calle Labradores, en el que se intervinieron 14 envoltorios que contenían un total de 13,93 gramos netos de anfetamina con una riqueza de 15,6 por ciento.

La sustancia intervenida, que alcanzaría un valor en el mercado de 378 euros, estaba destinada a transmitirse a terceros con ánimo de lucro. De hecho, en el interior del establecimiento la policía sorprendió a un individuo con 2,7 gramos de anfetamina, valorada en 70,9 gramos, que le había proporcionado la acusada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies