El fiscal rebaja su petición a 15 meses de prisión para el militar acusado de entrar en una vivienda de Valladolid

Actualizado 20/07/2010 17:33:20 CET

El jurado se reunirá mañana para deliberar el veredicto en el tercer juicio de estas características en la Audiencia

VALLADOLID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio Fiscal rebajó hoy su petición inicial de cárcel de 21 a 15 meses para el militar Rafael V.S. por un delito de allanamiento de morada mientras que la defensa pidió la absolución de su patrocinado al entender que hay dudas suficientes para considerar la presunción de inocencia.

Rafael V.S. fue juzgado en la Audiencia Provincial de Valladolid ante un jurado por unos hechos ocurridos en el barrio vallisoletano de Rondilla el 9 de septiembre de 2008, cuando unos inquilinos le encontraron dormido sobre una cama en una vivienda ubicada en el segundo piso del número 7 de la calle Serafín.

Aunque inicialmente el Ministerio Fiscal pidió 15 meses de prisión por este allanamiento y otros seis por intentar entrar también en la vivienda inmediatamente inferior en cuya galería se encontró su cartera y donde se produjeron daños en una persiana, finalmente desistió de pedir esta última pena ya que esta casa se encontraba sin ocupar y técnicamente no se trataría de un allanamiento.

Sin embargo, la acusación pública sí considera probado que el joven militar entrara a la vivienda en la que fue encontrado tras escalar las tres alturas desde la calle, ya que pudo apoyarse en las verjas del bajo, acceder al primer piso y después hasta el segundo, donde la ventana se encontraba entreabierta.

El fiscal entiende que es la única forma de entrar en una vivienda en la que no se forzó la entrada, debido a que se trata de un joven atlético y que ha superado unas pruebas físicas para acceder al ejército, algo que considera que ha corroborado la declaración del hombre que le encontró en la vivienda, Joaquín B.R, quien dijo que era fácil este acceso. Además, cree que si el acusado escaló por la fachada su estado no era de tal embriaguez como para no ser consciente de los hechos, como él mismo alegó, sino que se trató de una "puesta en escena" ante la llegada de los moradores.

Por su parte, la defensa, en declaraciones recogidas por Europa Press, pidió la absolución al considerar que hay incógnitas "más numerosas" que las certezas y cuestionó si pudo llegar a la vivienda escalando, algo que no es imposible, pero que no considera probado, ya que pudo hacerlo por su propio pie o acompañado de terceras personas.

FALTA DE PRUEBAS

En este sentido, indicó que no hay pruebas policiales que avalen que escaló ya que la inspección fue "ocular", por lo que carece de fuerza probatoria, pero además apuntó a la circunstancia de que había "múltiples" llaves del piso, posibilidad que apuntaron los dos inquilinos de la vivienda, y a la dificultad que vio la policía para escalar hasta la casa.

En la misma línea, expuso las dudas sobre lo que pudo ocurrir, ya que la policía cuando detuvo a Rafael V.S. no hizo constar que estuviera indocumentado, algo que se suele hacer de forma rigurosa, y la cartera apareció tres días después en el piso inferior.

Además, insistió en la versión del acusado de que se encontraba muy borracho, algo que recordó que han corroborado los testimonios de la policía y los inquilinos de la vivienda que le encontraron en su interior.

Por ello, pidió la absolución al considerar que no se puede condenar a alguien por circunstancias mientras existan dudas que no permitan saber si llegó por la ventana o cualquier otro conducto, por lo que no hay certeza de lo ocurrido ni se puede acreditar lo ocurrido, por lo que se remitió a la presunción de inocencia de su patrocinado.

Según la versión del militar, sin antecedentes, de origen boliviano y destinado en Zaragoza en la Brigada de Caballería Castillejos II, no se acordaba de nada hasta que fue despertado después de haber ingerido alcohol durante todo el día tras de salir a celebrar el aprobado tras cuatro meses de formación en la Academia de Caballería.

Tras las conclusiones finales de las partes, mañana se entregará al jurado el objeto del veredicto, tras lo que las nueve personas que lo integran --seis mujeres y tres hombres-- se retirarán a deliberar hasta alcanzar un veredicto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies