Un gemelo de los Garfia alega que las notas que le ocupó la policía son por la venta de ropa que traía de Londres

Actualizado 21/02/2012 13:25:24 CET

VALLADOLID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El joven Diego Garfia R, el portero del bar '1900' juzgado hoy en Valladolid por tráfico de drogas, ha alegado que la sustancia que la policía le ocupó en marzo de 2011 era para su propio consumo y que los nombres, teléfonos y cantidades de dinero aparecidos en un papel que portaba no eran de supuestos toxicómanos sino de operaciones de venta de ropa que compraba en Londres y que luego vendía a "gente de la noche".

Aunque el Ministerio Fiscal entiende que el documento manuscrito es prueba más que evidente de la actividad delictiva del joven, el aludido, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Valladolid, sostiene que todas las anotaciones que le intervino la policía se corresponden con la venta de ropa que traía de la capital británica y que le servía para complementar lo que percibía por su trabajo de portero en el referido bar.

"Me he tirado tres años yendo a Londres cada tres meses para adquirir ropa", ha insistido Diego, quien ha explicado que en cada viaje traía hasta 60 kilos de equipaje que luego vendía a amigos y "gente de la noche", lo que le permitía, según él, pagar el alquiler de la vivienda, vivir y, además, costearse la grave adicción que padecía y que, a excepción de heroína, le obligaba a consumir todo tipo de sustancias.

En este sentido, el joven, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha sostenido que a diario consumía un gramo diario de speed y 'coca', aunque la ingesta, tal y como ha apuntado, se "disparaba" los fines de semana, hasta alcanzar los tres o cuatro gramos de cocaína y diez o doce de speed.

En este contexto, el acusado ha negado que el 5 de marzo de 2011 realizara una venta de droga a un toxicómano en la calle Doctor Cazalla y ha apuntado que la bolsita con 1,52 gramos de anfetaminas que le ocupó la policía la había adquirido esa noche para su propio consumo. "Llevaba la bolsa en la rabadilla y se me cayó cuando me cachearon", ha sostenido Diego.

Sin embargo, uno de los policías que participó en su detención ha ratificado que el día de autos Diego y otro joven llamado Bruno fueron sorprendidos cuando el primero entregaba una bolsita al segundo y este último, de forma casi simultánea, le pagaba con un billete de 20 euros.

"Lo vimos desde el coche patrulla, a una distancia de entre cinco y diez metros, y al aproximarnos a ellos Bruno arrojó al suelo una papelina y Diego hizo lo propio con una bolsa que llevaba y que pisó con el pie para que no la viéramos", ha recordado el agente, que ha apostillado que las bolsas ocupadas eran de las mismas características y estaban cerradas con alambre verde de jardinería.

Por ello, el Ministerio Fiscal mantuvo para Diego su petición de tres años y medio de cárcel y el pago de una multa de 193 euros, mientras que el defensor pidió un fallo absolutorio y, con carácter subsidiario, una pena mínima por delito contra la salud pública, con la atenuante de drogadicción.

Diego Garfia ya fue condenado en noviembre de 2011 a un año y seis meses de prisión por dedicarse a la venta de speed en locales de ocio situados en las inmediaciones del polígono industrial 'La Mora', en La Cistérniga.

CONDENADO POR LESIONES

Además, el imputado protagonizó en 2006 un curioso caso judicial al ser inicialmente absuelto por el Juzgado de lo Penal número 2 de Valladolid de un delito de lesiones cometido en enero de 2005 sobre un joven a las puertas del bar '1900' de la capital.

En su sentencia, la titular fundamentó la absolución en la imposibilidad de determinar si el acusado, portero del establecimiento, fue realmente el autor de la agresión, debido a que tiene un hermano gemelo, David, condenado en 2011 a cinco años de cárcel por tráfico de drogas.

Sin embargo, con posterioridad la Audiencia de Valladolid revocó la sentencia absolutoria y, tras estimar parcialmente el recurso presentado por la Fiscalía, acordó imponer a Diego Garfia el pago de una multa de 240 euros y de una indemnización de 1.615 euros en favor del agredido y de 79,40 euros a favor del Sacyl como autor de una falta de lesiones.

El joven es uno de los hermanos de Juan José Garfia, en prisión desde 1987 tras robar un coche en las proximidades de Valladolid y asesinar a tres personas--un guardia civil, el dueño de un bar de Medina del Campo y un policía municipal--y cuya vida dio lugar el pasado año a la película 'Horas de Luz', de Manolo Matjí, que narra la historia del delincuente vallisoletano.

Además, Diego Garfia se vio envuelto en 2008 en el robo de un fusil Cetme y de un chaleco antibalas de un coche patrulla de la Guardia Civil en un pueblo de Navarra, donde se encontraba pasando un fin de semana de fiesta. El joven se entregó días después a la Policía Nacional de Valladolid y quedó en libertad provisional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies