El Gobierno constituye Adif Alta Velocidad para evitar que la deuda del AVE sume al déficit

Ministra de Fomento, Ana Pastor
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 22:41:20 CET

Fomento también busca preparar la empresa a la entrada de nuevos operadores privados en el AVE

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros ha aprobado la segregación del actual Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en dos sociedades, una de las cuales, que se denominará Adif Alta Velocidad, se encargará de construir y explotar la red AVE y sus estaciones.

La otra sociedad, que mantendrá la marca Adif, se empleará en la gestión de todas las vías e instalaciones del ferrocarril convencional, según anunció la ministra de Fomento, Ana Pastor. Según explicó, la división de Adif, que será efectiva con el comienzo del próximo año, persigue un triple objetivo.

Por un lado, se busca cumplir con una nueva normativa contable europea y, en última instancia, evitar que el grueso de la deuda que actualmente suma Adif (unos 13.000 millones de euros), la derivada de la construcción del AVE, compute para el cálculo del déficit público.

En segundo lugar, Fomento pretende separar las dos funciones del actual Adif, la de gestionar la red convencional y la del AVE, y preparar a la empresa ante la apertura en 2014 de la Alta Velocidad a otros operadores que competirán con Renfe.

Además, el Gobierno quiere facilitar que Adif se financie en el mercado "aprovechando las actuales favorables condiciones", según detalló Pastor en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

EMISIONES DE BONOS.

En este sentido, el presidente de Adif, Gonzalo Ferre, reveló recientemente que la nueva Adif Alta Velocidad prevé captar a lo largo de 2014 del mercado un máximo de 2.800 millones de euros mediante el lanzamiento de entre cuatro o cinco emisiones de bonos de unos 600 millones cada una de ellas.

Así, según expuso Pastor, la nueva Adif Alta Velocidad 'heredará' "la mayor parte de la deuda y de la inversión" de Adif. Se dedicará a construir y administrar el AVE y todos los negocios relacionados (estaciones, talleres y suministro de energía, entre otros). No obstante, garantizó que no contará con más dotaciones ni gastos de personal que, no obstante, "tienen garantizadas sus condiciones laborales".

En concreto, la nueva sociedad pública asumirá la actual red de 3.100 kilómetros de AVE española, la primera de Europa y segunda del mundo sólo por detrás de China, que además este domingo se conectará de forma directa con Francia y Europa. Además de los 2.000 kilómetros actualmente en construcción.

También percibirá la deuda de Adif asociada a estos activos, el grueso de los alrededor de 13.000 millones de euros que soporta la actual compañía dependiente del Ministerio de Fomento.

SIN IMPACTO SIGNIFICATIVO EN DEFICIT.

De su lado, Adif tras la segregación tendrá la función de conservar y gestionar la red convencional y todas las estaciones y patrimonio asociados. Para ello, el Estado le aportará los recursos públicos necesarios.

Esta es la única de las dos sociedades en que se divide Adif "que computará en el sector de las administraciones públicas en términos de contabilidad nacional y no tendrá un impacto significativo en el déficit".

Según detalló Pastor, el actual Adif suma activos por valor de 50.000 millones de euros, una plantilla de 14.000 empleados, una red ferroviaria total de 15.200 kilómetros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies