Gómez de Liaño, sobre las críticas por su defensa: "El problema de ubicación no es mío sino de los demás"

 

Gómez de Liaño, sobre las críticas por su defensa: "El problema de ubicación no es mío sino de los demás"

El letrado Javier Gómez de Liaño, tras presentar su informe ante el tribunal.
EUROPA PRESS
Actualizado 18/07/2013 19:48:41 CET

VALLADOLID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El letrado Javier Gómez de Liaño, defensor del extesorero del PP Luis Bárcenas, se ha defendido hoy de las críticas de aquellos que le censuran por haber asumido la representación legal del que fuera responsable de la contabilidad de dicha formación, y al respecto ha alegado estar acostumbrado a lo largo de su carrera a que se le etiquete políticamente.

"En un momento determinado se me asoció a la pinza de Julio Anguita, después al PSOE, luego al PP cuando estuve de vocal del Consejo General del Poder Judicial y ahora se dice que tengo un hermanamiento de política de sangre con los socialistas", ha advertido el abogado, quien por ello ha se ha mostrado categórico: "El problema de ubicación no es mío sino de los demás".

En tales términos se ha expresado el exmagistrado de la Audiencia Nacional a la conclusión del juicio celebrado en los últimos ocho días en Valladolid por el denominado 'Caso Arroyo' que investiga una supuesta trama de corrupción urbanística en la que aparecen imputadas seis personas, entre ellas el alcalde del municipio, el hoy independiente José Manuel Méndez, a quien representa, tres reponsables de la promotora gallega Mahía, un arquitecto municipal y el exdelegado de la Junta Jesús García Galván.

Aunque entiende que las críticas vertidas contra su persona por la asunción de la defensa de Bárcenas se enmarcan en el ejercicio del derecho a la "libertad de expresión", sin embargo Gómez de Liaño ha aprovechado la presencia de los medios de comunicación para mostrar su pesar por el contenido de una columna aparecida en un rotativo nacional en la que, erróneamente como apunta, se indica que tras asistir el pasado lunes al extesorero durante su declaración ante el juez Ruz acudió al domicilio de un alto cargo de la dirección de un diario.

Además de exigir la preceptiva rectificación al director del periódico en el que se ha publicado dicha columna, el letrado insiste en que tras la referida testifical pasó por el despacho y luego se fue a su casa cuya ubicación, gracias a esa información errónea, es de dominio público.

"Lo más grave de todo es que mi domicilio sea conocido hoy por un amplio sector de la población, cuando su intimidad, sobre todo cuando estaba de magistrado en la Audiencia Nacional, siempre he tratado de preservar", se ha lamentado el abogado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies