Gran aplauso para Vicari, que pone rostro a la brutalidad de la carga policial de 2001 en la cumbre de Génova

Escena de 'Diaz - Don't Clean up this Blood'
EUROPA PRESS
Actualizado 22/10/2012 18:23:42 CET

VALLADOLID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La película 'Diaz - Don't Clean up this Blood', cuarto largometraje del director italiano Daniele Vicari en el que pone rostro a la brutalidad de las cargas policiales llevadas a cabo en 2001 contra los antiglobalización desplazados a la cumbre del G8, ha recibido hoy el aplauso de los espectadores de la Sección Oficial de la 57 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

El lanzamiento de una botella de cristal, escena con la que comienza la película, es el elemento que marca los saltos en el tiempo de una producción que narra, con todo detalle, la actuación policial contra los jóvenes, periodistas y ciudadanos que trabajaban o se alojaban en las dependencias habilitadas por el Foro Social de Génova.

La llegada de un alto mando que decide cómo afrontar los graves disturbios que estos colectivos protagonizaron en la calle y que se saldaron con un joven fallecido por herido de bala tras la intervención policial, marca el inicio de una actuación preparada, montada y creada para justificar una inexistente provocación por parte de los jóvenes.

El director, que además de engarzar en la cinta imágenes reales se detiene en el trabajo que, de manera voluntaria, realizaron periodistas o abogados, así como en el ambiente, respetuoso y multicultural, que arropaba las concentraciones de los movimientos antiglobalización, se acerca a la trampa del montaje policial (se ubican dos cócteles molotov en la escuela Diaz para vincularlos con los allí presentes) pero, sobre todo, a la crudeza de sus acciones.

Golpes, roturas, heridas, palizas y humillaciones por parte de muchos de los agentes, que incluso obligaban a la gente a ponerse a cuatro patas y ladrar o que rociaban con el contenido de extintores a personas ya inconscientes a las que insultan llamándoles "comunistas", eran recibidas de manera pacífica por las víctimas.

Un agente que pide perdón en el lugar de los hechos y se niega a trabajar de nuevo con sus compañeros "carniceros", un joven periodista de Bolonia que, como algunos otros, se desplazó a Génova a cubrir los acontecimientos y fue víctima de ellos y un señor mayor que, a falta de alojamiento, sufrió la violencia policial por alojarse en el gimnasio de aquella escuela, ponen distintos rostros a una misma historia.

La manipulación policial, castigada con la declaración de 27 culpables por parte de la Justicia, se cernía también sobre la profesión periodística, a la que se llegó a decir que el centro albergaba un hospital y por eso salían las personas heridas o a las que no se dejaba preguntar para evitar tener que decir, por ejemplo, que entre los heridos había reporteros.

La música y el rostro de los familiares esperando la salida de sus hijos y hermanos de la cárcel, además de la crítica del anciano, que increpa a la policía desde su camilla del hospital --"la habéis cagado a lo grande"-- forman también parte de una cinta que muestra que, pese a la brutalidad ejercida, el objetivo de acabar con el Black Bloc resultó frustrado.

EL DIRECTOR.

Daniele Vicari nació en Castel di Tora (Italia) en 1967 y completó sus estudios de historia y crítica del cine en la Universidad de Roma, ciudad donde reside y trabaja.

Sus artículos se han publicado en las revistas 'Cinema Nuovo' y 'Cinema Sessanta' y ha ejercido como profesor y organizador de restrospectivas; en 1997 codirigió el documental 'Partigiani' junto a Antonio Leotti, Marco S. Puccioni, Davide Ferrario y Guido Chiesa (Ferrario y Chiesa forman parte asimismo del Pasolini Oggi Project).

También dirigió el cortometraje documental 'Uomini e lupi' (1998) y el largo documental 'Non mi basta mai' (1999); en 2002 se estrenó en el largometraje de ficción con 'Maximum Velocity', que participó en la Sección Oficial de la Mostra de Venecia, y en 2005 participó con su segundo largometraje, 'L'orizzonte degli eventi', en la 44 Semana de la Crítica del Festival de Cannes.

En 2008 presentó en el Festival de Cine de Roma su tercer largometraje, 'The Past Is a Foreign Land', cuyo guión era una adaptación de la novela homónima del popular escritor italiano Gianrico Carofigli, y 'Diaz - Don't Clean up this Blood' es su cuarto largometraje de ficción.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies