La guardia civil que denunció a su sargento por acoso sexual en León dice que se sintió "vejada" durante un año

Actualizado 24/11/2010 14:35:10 CET

Dice que se refería a ella como "gallina o Carmen de Mairena" y que su superior le indicó que las mujeres sirven para "trabajar y follar"

A CORUÑA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La agente de la Guardia Civil S.M.G., que denunció al sargento E.V.E. por "abuso de autoridad en su modalidad de acoso sexual" en un puesto rural de la provincia de León, ha afirmado este miércoles que se sintió "vejada" por su superior durante casi un año, después de que éste, según la denunciante, se refiriese a ella como "la gallina o Carmen de Mairena" y le comentase que las mujeres sólo sirven para "trabajar y para follar".

Así lo ha testificado durante la segunda jornada del juicio que se celebra en el Tribunal Militar de A Coruña, donde se juzgan unos hechos que supuestamente sucedieron durante los años 2004 y 2005, fechas en que denunciante y acusado coincidieron en el mismo puesto.

A consecuencia de la situación sufrida, la agente fue dada de baja por los servicios médicos de la Guardia Civil, situación médica que se prolonga hasta la actualidad.

A preguntas de su abogado, Francisco Viejo, y de la Fiscalía militar, S.M.G. ha relatado que el trato con el sargento fue "correcto" hasta el Domingo de Ramos de 2004 cuando, según la denunciante, durante un servicio, E.V.E. le preguntó si alguna vez le había puestos los cuernos a su marido o si sabía el "morbo que causa pasarle la mano por la cabeza a un calvo".

Ante esta situación, y siempre según su testimonio, la denunciante le comentó que se "limitase a temas del servicio" y, a partir de entonces, el trato de su superior empezó a ser "más cortante y con desprecio".

DISCRIMINACIÓN

Asimismo, S.M.G. ha declarado que muchos de sus compañeros por entonces le hicieron llegar comentarios que el sargento, supuestamente, hacía respecto a su persona en los que, según su testimonio, se refería a ella como "la bruja o ya sabéis que tenéis que forllarla bien", en referencia a las patrullas que realizaban en compañía de la denunciante.

Por otra parte, la guardia civil ha negado que pidiese a su superior trabajar en festivos y en fines de semana, tal y como afirmó el lunes el sargento E.V.E. para justificar que S.M.G trabajase todos los del mes de diciembre del 2004.

Además, durante su declaración, S.M.G. ha indicado que, durante una charla, su superior le reconoció que era "misógino", al tiempo que ha defendido que, desde pequeña, su "sueño" era ser guardia civil.

DOS AÑOS SIN DENUNCIA

Sobre el hecho de que no presentase denuncia hasta dos años después de que ocurriesen los hechos, la mujer ha subrayado que "sentía vergüenza porque su marido no sabía nada y que no tenía fuerzas", al tiempo que ha recordado que en ese periodo fue cuando se quedó embarazada.

Por otra parte, S.M.G. ha negado que la causa de su "trastorno adaptativo mixto", que le ha generado un estado de ansiedad y depresión, sea la enfermedad grave que sufrieron dos de sus familiares directos, ya que, en su opinión, esa situación se terminó en 2002.

A la espera de que a lo largo del día de este miércoles testifiquen los que por entonces eran sus compañeros de cuartel y pendientes de las conclusiones que emitirán el jueves todas las partes, la acusación pide cinco años de cárcel y 180.000 euros de indemnización, mientras que la defensa reclama la libre absolución del sargento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies