Herrera afrontará su quinta legislatura tras la incertidumbre generada en el último mes sobre su futuro político

Publicado 24/06/2015 18:59:23CET

VALLADOLID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El que ha ejercido como presidente de la Junta de Castilla y León de forma ininterrumpida a lo largo de los últimos catorce años, el 'popular' Juan Vicente Herrera, ha confirmado hoy que iniciará una nueva legislatura al frente del Ejecutivo autonómico tras haber obtenido la confianza mayoritaria de los castellanoleoneses --510.951 votos frente a los 351.057 de la segunda fuerza más votada-- en las elecciones del pasado 25 de mayo.

Herrera ha ostentado la Presidencia de la Junta de Castilla y León desde el 15 de marzo de 2001 cuando fue elegido por la mayoría parlamentaria del PP en sustitución del hasta entonces presidente Juan José Lucas, que fue nombrado ministro de la Presidencia en el Gobierno de José María Aznar.

Nacido en Burgos el 23 de enero de 1956 y parlamentario por esta provincia desde la IV Legislatura, este abogado de profesión fue el portavoz del PP en las Cortes de Castilla y León entre 1995 y 2001, donde destacó por su capacidad de oratoria, y en todas las citas electorales a las que había concurrido hasta ahora, 2003, 2007 y 2011, había cosechado mayoría absoluta, a excepción de las elecciones del domingo 24 de mayo, cuando consiguió 42 escaños, uno menos de los que necesitaba para gobernar en solitario.

De hecho, en los comicios de mayo de 2011 el PP, con Juan Vicente Herrera a la cabeza, obtuvo su mejores resultados al lograr 53 escaños de 84 en las Cortes de Castilla y León, cinco más que en las elecciones de 2007 y tres más que en los comicios de 1995 en los que Juan José Lucas había situado el anterior listón.

El presidente de la Junta fue también el máximo responsable del PP de Burgos entre 1993 y 2001 y es el presidente de los 'populares' de Castilla y León desde 2002. Además, ejerció como secretario general de la Consejería de Economía y Hacienda donde empezó su carrera política en junio de 1992 de la mano de su mentor, Fernando Bécker.

Entre los principales logros de Herrera al frente de la Junta de Castilla y León, bajo cuyo mandato se asumieron las competencias sanitarias y de las políticas activas de empleo --intentó sin éxito el traspaso de la Justicia y de la CHD--, se encuentra la consolidación del Diálogo Social, una apuesta personal del hasta ahora presidente que consiguió dar condición estatutaria a esta relación fluida con sindicatos mayoritarios y empresarios con los que ha consensuado las principales líneas económicas y sociales adoptadas por sus sucesivos gobiernos.

Otras de las materias que han sido reconocidas tanto a nivel nacional como internacional han sido los buenos resultados educativos, con las mejores calificaciones del país en sucesivos informes PISA, o en la gestión de la Dependencia o los Servicios Sociales, donde ha creado la Red de Protección a las Familias, pionera en España, y ha aplicado la Renta Garantizada de Ciudadanía.

Herrera ha impulsado también el nuevo modelo de Ordenación Territorial y ha sido el presidente que ha dado normalidad a la celebración del Día de Villalar con su presencia habitual en la campa de la localidad vallisoletana.

Entre los 'debes' está el fracaso de la Agenda contra la Despoblación cuya estrategia se puso en marcha en octubre de 2005 con el apoyo de todos los grupos y que no ha logrado parar la sangría poblacional que sufre la Comunidad, su principal problema, o el fracaso de proyectos como la Ciudad del Medio Ambiente en Soria donde se invirtieron 52 millones de euros con la obligación judicial de derribar las cúpulas de la energía.

Precisamente la materia medioambiental ha sido en la los gobiernos presididos por Juan Vicente Herrera han recibido los mayores varapalos judiciales. El presidente también ha visto truncada su aspiración de conseguir lo que denominó en su día como el "músculo financiero" de Castilla y León donde pretendía la unión de las extintas seis cajas de ahorro de la Comunidad.

El Gobierno de Herrera también se ha visto salpicado por casos de corrupción como el que ha destapado la Agencia Tributaria que ha informado a la Fiscalía Anticorrupción de un presunto entramado de empresas para agilizar los trámites en la adjudicación de 35 parques eólicos en Castilla y León a través de comisiones a altos cargos entre 2004 y 2007 por 110 millones de euros y que han puesto en el punto de mira al que fue viceconsejero de la Junta, Rafael Delgado, hasta 2007 y que era el encargado de autorizar los parques eólicos desde 2004, y al director de Excal, Alberto Esgueva.

Además, el auto del juez Ruz ha situado a Castilla y León como el "origen" de la trama 'Gürtel' y ha imputado a quien fuera vicepresidente de la Junta, secretario autonómico del PP y diputado nacional, Jesús Merino. El escrito judicial hace hincapié en la adjudicación del Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos de Gomecello (Salamanca) con una supuesta comisión de 120.000 euros, para Merino y para Bárcenas.

Quizás su medida más impopular ha sido la aplicación en marzo de 2012 del denominado 'céntimo sanitario', el tramo autonómico del Impuesto sobre Hidrocarburos que instauró al máximo nivel ante el estrangulamiento de las arcas regionales por los rigores de la crisis y que recibió una gran contestación en contra por parte del sector. Herrera rectificó en parte con la eliminación de 2/3 del tributo el 1 de enero de 2015 con el compromiso electoral de eliminarlo totalmente en 2016.

Muy aficionado al mundo de la tauromaquia y amante de la literatura, de la conversación y del Camino de Santiago, que conoce a la perfección ya que cada año hace una o varias etapas, este católico practicante ha asegurado cada vez que se le ha preguntado que su compromiso es con Castilla y León por lo siempre ha descartado cualquier proyección política en otros gobiernos y otras instituciones para retirarse en su Burgos natal donde siempre ha encontrado refugio con su familia.

Hombre de partido, disciplinado y leal siempre ha abogado por cerrar filas en torno al PP, donde siempre ha sido considerado como un 'barón' cuya opinión había que tener en cuenta, aunque ha sorprendido a propios y extraños con su estallido final en contra de la actuación del Gobierno de la nación en materias concretas, como la minería del carbón, donde no ha dudado en afear la actitud arrogante del ministro Soria y con la 'espinita' de que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no le acompañase en un acto electoral en León donde dio la cara por los mineros.

En la campaña electoral Herrera tampoco ha ahorrado críticas contra otro fuego amigo de su partido, como es el caso del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al que ha acusado de cambiar las reglas del juego en mitad del partido perjudicando a Castilla y León en el cumplimiento del déficit en relación al PIB.

En una reciente entrevista con Europa Press, a escasas dos semanas de enfrentarse de nuevo al resultado de las urnas, Herrera aseguró que su sí a liderar la candidatura del PP a la Presidencia de la Junta era "sin reservas". "Yo, lo único que puedo decir es que mi compromiso es un sí sin reservas", aseveró Herrera quien insistió en que no tenía ningún otro plan más allá que ser presidente de Castilla y León.

"Vengo a conseguir la mayoría, a formar nuevo gobierno y a gobernar", manifestó el pasado 5 de mayo a Europa Press el candidato del PP, quien no obstante advirtió con ironía que quienes apuntaban a que dejaría la Presidencia "algún día van a acertar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies