Herrera asegura que la mina de uranio de Salamanca no se llevará a cabo si el CSN no garantiza que es inocua

Publicado 24/04/2018 18:01:52CET

VALLADOLID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha asegurado este martes que el proyecto de la mina de uranio proyectado por la multinacional Berkeley en Retortillo (Salamanca) no se llevará a cabo si el informe radiológico, que es competencia del Gobierno de España, no garantiza que es inocuo para el medio ambiente de la Comunidad, para sus pueblos y para los de la vecina Portugal.

De este modo ha respondido el presidente de la Junta al portavoz del Grupo Mixto, José Sarrión, de IU, que ha llevado de nuevo este asunto al Pleno de las Cortes tras la reciente oposición unánime del Parlamento de Portugal a este proyecto situado a 30 kilómetros en línea recta desde la frontera.

Tras expresar su "respeto absoluto" al "Parlamento soberano" de una "nación hermana y vecina", Herrera ha garantizado que en el año 2013 se sometió a información pública la Declaración Ambiental de la Junta que no recurrió nadie, ninguna institución, sin que se planteasen tampoco informes o consultas.

"Han estado dormidos en el sueño de los justos", ha ironizado Herrera ante la oposición hacia este proyecto que ha surgido en 2017.

El presidente de la Junta ha aclarado también que su Gobierno supeditó la DIA a esa autorización sobre la afección de carácter radiológico que debe realizar el CSN y que, según ha aclarado, no se ha sustanciado todavía. "Debe pasar por el tamiz", se ha reafirmado Herrera que ha sido tajante al negar cualquier acusación relacionada con que la Junta se haya dejado corromper por una multinacional a cuyos responsables no conocen.

Herrera ha puesto como principal garantía la aplicación de la "exigente" norma europea común para España y para Portugal mientras que Sarrión se ha reafirmado en su opinión de que "algo huele a podrido en Berkeley" y en su petición a la Junta para que "recapacite" ante un proyecto al que ha comparado con "el signo de una irracionalidad galopante".