Inés Luna Terrero, una salmantina "singular" que se abrió paso en un mundo de hombres

Exposición con fondos de la Fundación Inés Luna Terrero en 2015 en Salamanca
EUROPA PRESS
Actualizado 07/05/2017 13:07:22 CET

   SALAMANCA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Fundación Inés Luna Terrero y subdelegado del Gobierno en Salamanca, Antonio Andrés Laso, ha presentado esta semana la donación de 200.000 euros de la fundación para ayudas culturales y sociales, unos fondos obtenidos de los beneficios de la herencia de Luna Terrero en la liquidación de 2015.

   Estos 200.000 euros se han repartido ahora para continuar con la encomienda que dejó a sus patronos la donante, una mujer que da nombre a la entidad y que cedió sus bienes para ayudar al fomento de la cultura y a las personas más necesitadas de la provincia de Salamanca.

   Ella fue Inés Luna Terrero, una mujer que nació en 1885 en Francia. De una familia acaudalada, pues fue su padre --Carlos Luna Beovide-- quien llevó hasta orillas del Tormes la energía eléctrica, llegó a Salamanca para cambiarla.

   Le tocó vivir a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, aun así no se acobardó ante el machismo que todavía entonces imperaba. Plantó cara a todos aquellos que la criticaron por ser modernista, viajera y dueña de su destino.

   Se asentó en la Finca El Cuartón, a apenas ocho kilómetros de Vitigudino y a unos 30 de la Fuente de San Esteban, donde vivió una parte importante de su vida, sin dejar de visitar y disfrutar de Madrid o de sus viajes por Francia, Inglaterra, Argelia o Túnez.

   Esta pasión por conocer mundo, por los coches y por disfrutar de nuevos parajes le llevó a hablar cinco idiomas diferentes, interesarse por el modernismo que apremiaba en su época y conocer importantes personalidades del momento.

   A su muerte, en 1953, el Estado se hizo cargo de sus fondos, unas huellas del pasado que fueron entregadas a la Fundación Inés Luna Terrero, entidad que sigue vigente y que preside el subdelegado del Gobierno en Salamanca, Antonio Andrés Laso.

   Según el presidente de la entidad y subdelegado del Gobierno en Salamanca, Antonio Andrés Laso, los 200.000 euros se han repartido a partes iguales entre ayudas culturales y ayudas benéfico-sociales.

   En cuanto a las primeras aportaciones de la fundación, han permitido otorgar 11 becas en Educación Secundaria con un desembolso en total de 4.000 euros y otras 53 en Educación Superior con 79.000 euros.

   De las aportaciones para estudios de grado, 14 han sido para alumnos de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA) -28.000 euros- y 39 para estudiantes de la Universidad de Salamanca (USAL) - 47.000 euros-. Además de 10.000 euros para la UPSA y otros 10.000 euros para la USAL.

   Respecto a las ayudas sociales con 100.000 euros de aportación global, siete han sido para entidades que están en los estatutos y 16 para proyectos propuestos para su financiación, ha continuado Antonio Andrés Laso en la presentación del reparto.

   En concreto, las organizaciones que recogen los estatutos son Hermanitas de los Pobres, Agustinas Recoletas de Vitigudino, Hospital de la Pasión, Convento de las Adoratrices, Parroquia de San Nicolás de Bari de Vitigudino, Hermanitas de Ancianos Desamparados de Ciudad Rodrigo y Sociedad de San Vicente de Paúl.

   Asimismo, los proyectos incorporados a los fondos han sido propuestos por Cáritas, Alcer, Ascol, Asocición de Enfermos de Alzheimer, Cruz Roja, Asociación Marillac, Asdem, Asociación Ariadna y Aspar.

   Desde el año 1995, la Fundación Inés Luna Terrero ha repartido 3.411.353 euros en ayudas, según los datos de la entidad que lleva el nombre de la "singular" salmantina de principios del siglo XX, heredera en su momento de una de las familias más adineradas e influyentes de la ciudad.

LIBRO DAMA LUNA

   Por otra parte, en marzo de 2015, la profesora de literatura y escritora Charo Alonso publicó la novela 'Dama Luna', una obra publicada por la Diputación de Salamanca y con fotografías del fondo de la familia Luna Terrero en el Archivo Histórico Provincial.

   Charo Alonso explicó entonces, en la presentación de la obra, que 'Dama Luna' ofrecía en sus 173 páginas "una biografía novelada" de un personaje "nada dispuesto" a hacer lo que la sociedad del momento esperaba entonces de una mujer.

   La autora destacó que Luna Terrero tuvo "múltiples facetas" y mantuvo en su vida "una vinculación hermosísima con el campo" al mismo tiempo que viajó y se codeó con las altas esferas de la sociedad española del momento.

   En este sentido, la novelista destacó que su protagonista era capaz de hacer las labores del campo e instantes después coger un coche y conducir por media España, o viajar y moverse por el Norte de África o Europa del Este.

   Inés Luna Terrero supone "modernidad y tradición", "un personaje especial y maravilloso" que hablaba cinco idiomas, que fotografiaba su vida cotidiana y que pudo en vida desde enamorarse de un joven labriego hasta ser amante de Miguel Primo de Rivera, explicó Charo Alonso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies