Ingeniero municipal defiende la celeridad en las licencias del HUBU

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Ingeniero municipal defiende la celeridad en las licencias del HUBU

 Luis María Arce (Izquierda) Y Salvador Cruz (Derecha)
EUROPA PRESS
Actualizado 21/11/2016 14:31:23 CET

El arquitecto del Ayuntamiento cree que "no es anormal" que haya modificados en una obra así y supone que hubo "argumentos de peso"

VALLADOLID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ingeniero del Ayuntamiento de Burgos, Luis María Arce Lastra, ha defendido este lunes ante la comisión que investiga la construcción y los sobrecostes en el Hospital Universitario de Burgos (HUBU) la celeridad con que los técnicos municipales tramitaron las licencias para su edificación, dada su "importancia" para la ciudad.

Arce Lastra ha respondido así a las cuestiones de varios grupos políticos que han mostrado su extrañeza por esta agilidad respecto a otro tipo de proyectos, como ha sido el caso del procurador de Ciudadanos Manuel Mitadiel, quien ha recordado que en 2005 el permiso para un movimiento de tierras inicial para este proyecto requirió un plazo "mucho mayor".

Mitadiel también ha preguntado si pudo tratarse de una "concesión temeraria" la licencia de obra del HUBU, puesto que se otorgó "condicionada a subsanar una serie de deficiencias" que presentaba el proyecto, algo que, a juicio del ingeniero municipal, es "normal" y "se ha realizado en más ocasiones" para "no demorar los trabajos de construcción", a fin de ser "posibilistas" desde la Administración local.

En relación a las preguntas de la portavoz socialista, Mercedes Martín, sobre posibles presiones de las autoridades municipales para agilizar estas concesiones, el ingeniero del Ayuntamiento ha aclarado que dicho proceder "no sería necesario", puesto que, ante la "importancia" para la ciudad del proyecto, todos los técnicos le dieron prioridad por iniciativa propia, si bien ha advertido de que "nunca" hubieran informado favorablemente de la licencia en el caso del que proyecto no fuera acorde con la normativa vigente.

Sin embargo, Martín ha insistido en que "a veces la rapidez en la tramitación se ha de dar sí o sí" cuando en la concesionaria que lo reclama "está lo más granado de los poderes de Burgos", como en su opinión era el caso.

Por su parte, la representante de Podemos, Laura Domínguez, se ha referido al cambio de ubicación del hospital, que se desplazó cerca de 30 metros sobre la previsión inicial para alejarse de una ladera que presentaba algunas dudas de solidez, traslado que se ejecutó sin contemplar un cambio presupuestario, circunstancia ésta que para Luis María Arce compete exclusivamente a la empresa concesionaria y a la Junta de Castilla y León, por lo que ha evitado pronunciarse.

En este sentido, ha subrayado que no posee datos al respecto, dado que para conceder la licencia sólo ha de evaluar "que el proyecto se adecue a la normativa vigente". Asimismo, ha insistido en que tampoco le corresponde a él valorar la solvencia de las empresas partícipes de la sociedad concesionaria.

No obstante, Domínguez ha hecho hincapié en que la premura con la que se actuó implicó que no se pudieran realizar estudios previos necesarios para una infraestructura de este calibre. Sobre ello, ha recordado que inicialmente no se contó con un estudio de seguridad y salud y se ha llegado a plantear si el modificado técnico posterior no fue consecuencia de no haber realizado aquellos análisis.

ARQUITECTO MUNICIPAL

Tras Luis María Arce, ha comparecido ante la comisión el coordinador del área de Arquitectura del Consistorio burgalés, Fidel Ruiz Reoyo, quien ha subrayado que "no es anormal" que una obra de estas características requiera de modificados a lo largo de su ejecución, al tiempo que ha opinado que el responsable de la Gerencia Regional de Salud encargado tendría conocimiento de "argumentos de peso" que justificaran dichos modificados.

Ruiz Reoyo ha reconocido que, en su día, vieron esta situación "con cierta preocupación", pero no tuvieron acceso a los modificados de forma previa, tal como le ha preguntado el portavoz de Grupo Mixto y procurador de Izquierda Unida-Equo, José Sarrión, quien además se ha interesado por el acceso de los técnicos municipales a los desfases presupuestarios que surgieron, algo que excedía de las atribuciones del arquitecto, según ha aseverado éste.

Ruiz Reoyo ha advertido, asimismo, de que nunca antes se había enfrentado a un proyecto hospitalario, cuyas cuestiones técnicas específicas relacionadas con el ámbito sanitario le son ajenas.

En este sentido, ha admitido la posibilidad de que los cambios tecnológicos en materia de salud llevaran a realizar un modificado de equipamiento y ha asegurado que la paleta de materiales empleada en la construcción del HUBU "están estandarizadas" con un "bagaje" lo suficientemente amplio como para que se entienda que "cumple su función en lo esencial".

Fidel Ruiz ha respondido de este modo a las preguntas del Grupo Socialista, ante las cuales ha subrayado también que no detectó "falta de documentación", más allá de "cuestiones muy específicas", y ha sentenciado que el proyecto era "bastante completo".

Por último, el arquitecto municipal ha recordado que su participación en el proyecto "se circunscribe a la emisión de informes técnicos en función de diferentes documentos que llegaron al Ayuntamiento", mientras que era "ajeno" a su función el valorar "el emplazamiento o la bondad del proyecto", puesto que se limitaba a evaluar "el cumplimiento de la normativa".

Ante esto, el procurador del PP Ángel Mariano Ibáñez ha defendido que el Ayuntamiento de Burgos actuó con la "lógica" que requiere un "acto reglado" como la tramitación de las licencias y ha comparado la diligencia en su tramitación con otras infraestructuras de gran calado para Burgos como el complejo de la Evolución Humana o la nueva fábrica de Campofrío.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies