El IPI subió un 3,1 por ciento en CyL en enero, por debajo del incremento nacional del 6,0 por ciento

Industria cárnica-carnes
EP/BETA
Actualizado 04/03/2011 10:29:10 CET

VALLADOLID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Índice de Producción Industrial (IPI) aumentó un 3,1 por ciento a lo largo del mes de enero de 2011 en Castilla y León frente a un incremento del 6,0 por ciento del resto del país, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística y recogidos por Europa Press.

Por comunidades autónomas, Castilla y León se situó en el décimo puesto en el ranking nacional en crecimiento del IPI en enero, tras Castilla-La Mancha (13,5), Madrid (12,9), Asturias (12,3), Aragón (10,6), Extremadura (9,1), Cantabria (6,8), Cataluña (6,7), Andalucía (5,4) y Murcia (4,4).

A nivel nacional, el IPI subió un 6 por ciento en enero, cinco puntos y medio por encima de la registrada en diciembre, y acumuló tres meses consecutivos en tasas positivas.

La producción industrial inició el año 2011 con un alza que alcanza niveles similares a los registrados en marzo de 2010, cuando se situó en el 6,8 por ciento. Una vez descontado el efecto calendario, la variación interanual de la producción industrial fue del 3,8 por ciento en enero, casi cuatro puntos superior a la observada en el mes de diciembre (-0,1 por ciento).

El repunte de la producción industrial en enero fue consecuencia, por su mayor repercusión en el índice, de la subida de la producción de los bienes intermedios en un 6,9 por ciento, fundamentalmente en los sectores de fabricación de productos químicos básicos y en la de motores y aparatos eléctricos.

También contribuyó al incremento interanual del IPI los bienes de consumo no duradero, con una tasa anual del 6,6 por ciento, impulsados por la fabricación de especialidades farmacéuticas y las artes gráficas. No obstante, destaca el descenso de la confección de prendas de vestir de punto y la fabricación de aceites y grasas vegetales y animales.

Por su parte, la producción de bienes de equipo avanzó un 6,6 por ciento en enero, mientras que la de energía subió un 4,2 por ciento. El único sector industrial con repercusión negativa en enero fue el de los bienes de consumo duradero, que registró un descenso interanual del 1,9 por ciento debido a la fabricación de aparatos domésticos.