Javier Lacalle aboga por un mandato de colaboraciones entre administraciones no exento de "reivindicación"

Actualizado 11/06/2011 16:03:52 CET

BURGOS, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha abogado este sábado durante su discurso de investidura por un mandato marcado por la colaboración entre administraciones no exento de "reivindicación" cuando se trate de defender "los intereses de los burgaleses".

"Esa reivindicación será siempre explícita, con independencia del color político que gobierne la administración de turno", ha aseverado Lacalle, antes de señalar que su programa electoral será el "documento estratégico y de trabajo" durante la legislatura que comienza.

Asimismo, ha apostado por continuar el impulso industrial, cultural y de calidad de vida comenzado por el ex alcalde Juan Carlos Aparicio, al que le ha agradecido su "cariño y lealtad".

Lacalle ha sido investido alcalde con los quince votos del PP, mientras que el resto de grupos ha votado a sus candidatos, a excepción de IU que se ha abstenido de las votaciones.

Durante las intervenciones de los diferentes grupos políticos que configuran el nuevo ayuntamiento, el portavoz de IU, Raúl Salinero, ha señalado que se incorpora a la política como "voz crítica", basada en el "compromiso de transformar una sociedad que no funciona", y ha insistido en que las políticas de PP y PSOE "han fallado".

Por su parte, el portavoz de UPyD, Roberto Alonso, ha insistido en que trabajará "intensamente por el bien de Burgos" y ha confiado en que "la mano tendida" a la oposición por el PP sea efectiva durante el mandato que comienza.

RESPONSABILIDAD EXTRAORDINARIA

Por otro lado, el portavoz del PSOE, Luis Escribano, ha destacado la "responsabilidad extraordinaria" que obliga el cargo de representantes de los ciudadanos y ha confiado en "ser capaces de buscar entre todos el interés general de la ciudad" y "dignificar" la vida política.

El turno de intervenciones lo ha cerrado el portavoz del nuevo equipo de Gobierno local, Ángel Ibáñez, que ha trasladado la voluntad de alcanzar los máximos acuerdos posibles, especialmente en los objetivos y proyectos más relevantes para la ciudad, ha realzado la "responsabilidad y lealtad" que asume el PP con Burgos y los burgaleses.

Asimismo, ha elogiado la gestión del ex alcalde Juan Carlos Aparicio desde 2003 y ha trasladado "todo el apoyo" a Javier Lacalle en su compromiso con la capital burgalesa.

Durante el tiempo de celebración del acto de constitución del nuevo ayuntamiento, un grupo de varias decenas de indignados del 15-M han abucheado desde la plaza Mayor a la nueva corporación municipal.