El juicio por la muerte violenta de un pastor en Aldea Real (Segovia) en 2011 comienza hoy

Actualizado 17/06/2013 10:22:53 CET

SEGOVIA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Segovia acoge desde este lunes el juicio contra un vecino de Aldea Real (Segovia) acusado de causar la muerte a un pastor de la misma localidad en agosto de 2011.

Será un jurado popular el que juzgue a G.G.M, de 39 años ahora, actualmente interno en el centro penitenciario de Perogordo. La Fiscalía de Segovia pide para él una pena de 12 años de prisión y una indemnización en concepto de daños morales por valor de 120.000 euros, 60.000 euros por cada uno de los dos hermanos de la víctima, L. C. G, de 64 años.

El acusado y el fallecido mantenían rencillas desde hacía años por cuestiones de pastoreo. Según el informe de la Fiscalía, ambos se enzarzaron en una discusión el domingo 14 de agosto de 2011 en un paraje próximo al casco urbano, donde la víctima cuidaba de sus ovejas.

Durante la trifulca, el ahora detenido arrebató al pastor su garrota y al no soportar la tensión acumulada por todas las situaciones similares de enfrentamiento vividas con anterioridad le propinó sorpresivamente tres fuertes garrotazos en la espalda y la cabeza, lo que hizo que el pastor cayera al suelo.

El relato recoge asimismo que el acusado aprovechó que la víctima se encontraba indefensa para golpearle en la cabeza con una piedra, lo que le produjo un traumatismo craneoencefálico severo con fractura craneal que le ocasionó la muerte.

Al percatarse de que el pastor había fallecido, el presunto autor del crimen cogió después un tractor propiedad de su padre y cargó en la pala el cuerpo sin vida de la víctima, que previamente había introducido en un saco.

Posteriormente, lo enterró en una zona de pinares junto a la carretera SG-211 que comunica Lastras del Cuéllar con Aguilafuente, situada a unos ocho kilómetros del lugar del suceso.

Al día siguiente, la familia del pastor presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Aguilafuente tras haber encontrado las ovejas descarriadas y sin tener resultado el operativo de búsqueda que habían puesto en marcha familiares y vecinos.

Fue el propio acusado el que tras extenderse la noticia de los hechos se presentó de forma voluntaria ante la Guardia Civil en la madrugada del día 16.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies