Posición común ante la PAC para mantener fondos y apostar por pagos directos

Firmantes del acuerdo para la postura común de CyL en la PAC. 12-3-2018
EUROPA PRESS
Actualizado 13/03/2018 9:47:15 CET

VALLADOLID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha firmado este lunes con organizaciones agrarias, Urcacyl y partidos políticos un documento de posición de Comunidad ante la negociación de la próxima Política Agrícola Común (PAC) con objetivos principales como, entre otros, mantener al menos los fondos que correspondieron a Castilla y León en la de 2017 y apostar por los pagos directos financiados al 100 por ciento.

El documento se ha firmado en la tarde de este lunes "después de un año y medio de trabajo" en un acto celebrado en el Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl) en el que los representantes han incidido en destacar que se ha preferido "anteponer" los interese de la Comunidad a los individuales de cada entidad política (PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos y el grupo mixto IU-Equo y UPL) o agraria (Asaja, la Alianza UPA-COAG y UCCL y Urcacyl).

Como ha incidido la consejera y buena parte de los intervinientes en el acto, con este acuerdo de posición común, Castilla y León podrá tener más fuerza en una negociación que, no obstante, será "dura" y se encuentra en un "momento clave", pues se prevé que en aproximadamente seis meses la propuesta de la nueva PAC, que entrará en vigor en 2020, se presente ante el Parlamento Europeo.

Los principales argumentos del acuerdo son "diferenciar a los agricultores y ganaderos profesionales" y sobre todo a explotaciones familiares y en "aquellos que trabajan y viven directa y principalmente de la actividad agraria en explotaciones individuales o asociativas de cualquier tipo". En este punto, ha sido especialmente gráfico el portavoz de Podemos en las Cortes, Pablo Fernández, quien ha recalcado que los fondos deben "llegar a los agricultores a título principal (ATP) y no quedarse en la calle Serrano de Madrid" ni

Además, los jóvenes y las mujeres deberán ser considerados como actores clave para lograr los objetivos de la política de desarrollo rural, pues su incorporación al campo se marca como una "prioridad".

Los jóvenes y las mujeres "deberán adquirir mayor protagonismo como activos clave en la dinamización y modernización de la agricultura y el mundo rural". Por ello, el documento de Comunidad subraya la necesidad de potenciar medidas orientadas a la incorporación de jóvenes a la actividad agraria, para estimular el relevo generacional.

Castilla y León considera imprescindible, por este motivo, buscar nuevas fórmulas para el incentivo de jóvenes y mujeres, mejorar el acceso a instrumentos financieros, fomentar el traspaso de explotaciones incorporando programas de cese anticipado de la actividad y prestar un mayor apoyo a las inversiones.

Asimismo, el documento de Comunidad rubricado hace hincapié en la necesidad de respetar, como mínimo, el actual nivel de financiación de la PAC, europea y nacional, para permitir que esta política cumpla sus objetivos, y rechaza "cualquier posibilidad de renacionalización".

En este punto, en el que ha coincidido la práctica totalidad de los intervinientes, el portavoz del Grupo Parlamentario Popular ha matizado que la UE debe mantener esa financiación pese a que se cuente con menos fondos debido a la futura salida del Reino Unido.

Los firmantes consideran, además, que la PAC debe promover instrumentos y prácticas basadas en los conocimientos agronómicos y ambientales disponibles, reconocidos científicamente, para lograr un sector agrícola "más competitivo y rentable" que asegure, al mismo tiempo, el uso sostenible de los recursos naturales y contribuya a la fijación de la población en el medio rural.

El acuerdo considera también prioritario corregir el deterioro socioeconómico de los agricultores en la cadena alimentaria, por lo que el documento de posición común demanda una implementación de acciones estructurales eficaces que aumenten la transparencia, mejoren la regulación contractual incorporando relaciones entre el precio y los costes de producción y que fomenten las interprofesionales y las organizaciones de productores, para conseguir un mayor equilibrio de la cadena de valor.

A este respecto, el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, ha señalado que si se estima que los precios suponen el "70 por ciento" de los ingresos de los profesionales del campo, nunca se debe permitir transacciones por debajo del valor de la materia prima.

Así, consideran "imprescindible" que se incorpore en los acuerdos comerciales internacionales el concepto de reciprocidad, es decir, establecer el mismo nivel de exigencia sanitaria, medioambiental o social a los productos importados que a las producciones europeas.

Y ante las innovaciones existentes al alcance de todos que se pueden trasladar al sector, puesto que son de utilidad para la multifuncionalidad de los sistemas agrarios, los firmantes sostienen que, además de mantener un presupuesto europeo suficiente para investigación agraria, se debe potenciar la transmisión de sus resultados y la innovación en el sector agrario.

EL DESARROLLO RURAL, CLAVE EN LA PAC

En la futura PAC, el desarrollo rural debe ser clave, pues como ha incidido el portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, es "muy necesario" en una Comunidad como Castilla y León para ayudar a fijar población. Así, se apuesta por favorecer sectores y actividades con capacidad para generar autoempleo y empleo en general, además de simplificarse y poder adaptarse rápidamente a nuevas necesidades.

Se precisa, como señala el documento de posición común, un reconocimiento social de la agricultura y ganadería ante la sociedad como "garante del suministro de alimentos a precios asequibles, conservadora del medio ambiente, mantenedora del patrimonio rural y contribuyendo a las acciones contra el despoblamiento rural que se puedan adoptar".

Para llevar a cabo todas estas medidas, Castilla y León considera necesarios los pagos directos, financiados al 100 por ciento por Europa, para que la política agrícola siga siendo común. Estos pagos directos deben ser "acordes a la realidad productiva de las explotaciones en cada momento, incorporando una limitación máxima que dependa del empleo en la explotación".

Además, la futura Política Agrícola Común debe facilitar la adquisición de conocimiento necesario entre los agricultores en gestión de prevención de riesgos, todo ellos compatible con la política de seguros agrarios actual. Es necesario, también, que el sector agrario sea parte de la solución contra el cambio climático y la conservación del medio ambiente, incentivando al sector para adopte nuevas prácticas más exigentes.

Por su parte, el firmante de UPL, Luis Mariano Santos, ha explicado que aunque buscan defender al campo de la "región leonesa" apoyan "sin fisuras" la posición de Comunidad porque se consideran un "partido rural".

ESPÍRITU DE DIÁLOGO Y CONSENSO

La consejera de Agricultura y Ganadería quiso destacar, tras la firma del documento, el espíritu de diálogo que ha reinado hasta llegar al posicionamiento común. De esta manera, en poco más de tres semanas se ha conseguido el acuerdo de todos, "sin olvidar el intenso proceso previo en el último año y medio" con participación de la Junta, grupos políticos autonómicos, OPA así como con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y la Unión Europea.

Ahora, ha añadido Marcos, se abre un período en el que, tras remitir el documento al Ministerio, se aspira a recabar apoyos de entidades mientras se trabajará el documento en el seno de la Unión Europea. El mismo se presentará previsiblemente en septiembre, cuando, en una segunda fase, la consejera ha reclamado a todos los firmantes que colaboren para presentar las enmiendas que beneficien al sector en Castilla y León.

Finalmente, en una tercera fase, una vez aprobada la PAC habrá que "verse las caras" con otras Comunidades en el desarrollo del contenido ya en España para defender los intereses de Castilla y León.