La Junta reconoce el esfuerzo en la gestión ambiental de 74 empresas

Publicado 19/12/2016 13:20:50CET

VALLADOLID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha entregado este lunes una placa de reconocimiento a 74 organizaciones de Castilla y León por su esfuerzo en la gestión ambiental.

De ellas, según han explicado fuentes de la Consejería en un comunicado recogido por Europa Press, 21 han recibido el reconocimiento por implantar voluntariamente en sus organizaciones el sistema de gestión y auditoría medioambiental, EMAS, reglamentado por la Unión Europea, que evidencia una relación positiva entre economía y medio ambiente. Las otras 53 lo han recibido por obtener su autorización ambiental en 2016.

El acto se ha celebrado en el transcurso de la jornada 'Empresas y Medio Ambiente', que se enmarca en el desarrollo de la II Estrategia de Educación Ambiental.

Entre las organizaciones que se someten voluntariamente al sistema comunitario de gestión y auditoría medioambiental, EMAS, figuran, entre otras, la farmacéutica Glaxo y su centro de Aranda de Duero; energéticas, como Iberdrola, la central térmica de Anllares, Gas Natural Fenosa y Endesa en León; cementeras, como Cementos Portland; alimentarias, como ACOR, cervezas San Miguel y leche Celta; e incluso administraciones y empresas públicas, como el Ayuntamiento de Ponferrada, la Fundación Patrimonio Natural y el Grupo Tragsa.

El sistema EMAS, regulado por el reglamento CE 1221/2009, promueve que todo tipo de organizaciones utilicen sistemas de gestión medioambiental para reducir sus impactos ambientales adversos, optimizar sus procesos de producción y mejorar la eficiencia del uso de los recursos y su imagen pública.

En este sentido, existe un logo EMAS como herramienta de marketing, que proporciona más oportunidades de negocio en mercados donde los procesos de producción ecológicos son importantes y mejora también la relación con los clientes, con el entorno local y con la administración.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha hecho entrega de las placas de reconocimiento en el transcurso de la jornada, en la que han intervenido además la responsable de sostenibilidad de Ikea Ibérica, con la ponencia 'La economía circular'; la directora de Prevención y Medio Ambiente de Glaxo Welcome, organización adherida al sistema EMAS desde hace más de 15 años; y el responsable de Agropecuaria la Serrota, que ha obtenido este año su autorización ambiental.

Además, el consejero ha reconocido también a las 53 empresas que han obtenido su autorización ambiental en 2016, requisito indispensable para explotar la totalidad o parte de la instalación.

En Castilla y León existen 784 instalaciones que cuentan con autorización ambiental, de las que 528 son ganaderas. En este régimen se encuentran las empresas productivas con mayor volumen de facturación de la Comunidad, con una cifra anual superior a los 13.000 millones de euros.

La autorización ambiental supone la creación de un centro importante de producción y paralelamente de empleo, ya que los centros de menor entidad no requieren esta autorización.

De las 53 empresas que han obtenido la autorización este año, 46 están relacionadas con el sector agroganadero y las siete restantes son instalaciones relacionadas con la gestión de residuos, fabricación de cemento y productos farmacéuticos.

La jornada se inscribe en el marco de la II Estrategia de Educación Ambiental de Castilla y León 2016-2020, uno de cuyos grupos de interés lo constituyen las empresas, las organizaciones empresariales y los sindicatos, y uno de sus objetivos generales es evidenciar la relación positiva entre economía y medio ambiente.

La II Estrategia de Educación Ambiental fue aprobada por el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León el pasado mes de junio y pretende concienciar a la población de Castilla y León sobre su realidad ambiental y contribuir, desde la educación ambiental, a conformar unos modelos de conducta activos en pro de la sostenibilidad social y económica que mejore la calidad de vida de los habitantes de la Comunidad.