Juzgan hoy en Valladolid a dos hombres por ofrecerse a construir una casa de madera y no acabarla

Actualizado 17/06/2010 9:31:07 CET

Cobraron más de 40.000 euros y, dada su falta de especialización, edificaron una mínima parte llena de vicios estructurales

VALLADOLID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El administrador de la mercantil 'Faramontanos Rehabilitadores S.L', Luis María L.B, que se publicitaba en Internet como empresa especializada en trabajos de madera, así como un trabajador autónomo contratado por éste, Javier C.S, serán juzgados hoy en la Audiencia de Valladolid acusados de un delito de estafa, al haberse comprometido a construir una casa de madera en Santibáñez de Valcorba, por la que presuntamente percibieron más de 40.000 euros como anticipos, y sin embargo ejecutar una mínima parte y, además, con importantes vicios estructurales por falta de conocimientos.

Ambos imputados, de prosperar la petición del Ministerio Fiscal, podrían ser condenados a penas de dos años de prisión, al pago de multas por importe de 4.860 euros y, en concepto de responsabilidad civil, al abono a los perjudicados, de forma conjunta solidaria, de 40.613 euros, cantidad de la que debería responder de forma subsidiaria la mercantil 'Faramontanos Rehabilitadores' S.L, con sede social en Villarcayo (Burgos), según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Las víctimas de la supuesta estafa, Félix C.A. y Rocío C.A, poseedores de una parcela en Santibáñez de Valcorba, solicitaron en 2005 los servicios de dicha mercantil con el fin de que les construyera una casa rústica de estructura de madera, la que iba a ser su vivienda habitual, cuyos materiales deberían importar de Canadá.

El administrador de esta empresa, Luis María L.B, les remitió un presupuesto del coste, que ascendía a 36.380 euros, fijándose una plazo de 45 días para la terminación a partir de la recepción de los materiales desde Canadá, a la vez que se estipulaba que un 25 por ciento del total lo pagarían los clientes a la firma del contrato y el resto mediante certificación de la dirección de la obra.

La tesis de la acusación pública es que el empresario, consciente de su falta de especialización para este tipo de construcciones, extremo que ocultó a los clientes, contrató los servicios de un trabajador autónomo, el también imputado Javier C.S, para que se encargara a pie de obra de la ejecución de los trabajos, pese a que igualmente carecía de conocimientos para ello.

Los clientes empezaron a desembolsar distintas cantidades de dinero, pese a lo cual los trabajos apenas avanzaban. Tras serles requeridas más aportaciones por parte de los acusados, las víctimas de la presunta estafa, viendo que la obra no concluía, optaron por dejar de pagar, y fue entonces cuando los empleados de 'Faramontanos' dejaron de acudir al tajo, con lo que la obra quedó paralizada y abandonada por la constructora en julio de 2006.

De esta forma, la pareja se quedó sin vivienda y sin el importe adelantado, que finalmente sumó más de 40.000 euros.

Informes periciales constatan que la obra adolece de vicios y defectos procedentes de la falta de celo y rigor profesional en el montaje y ejecución de la misma. Ello, sumado al hecho de que la obra fue abandonada y la naturaleza de los materiales utilizados, provocó un grave deterioro en la parte ejecutada.

Así, dicho informe establece que la cantidad de obra ejecutada asciende a 16.530 euros, si bien serían necesarias reparaciones por importe de 6.942 euros y 11.400 de materiales que es necesario sustituir.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies