Juzgan mañana en Valladolid a un acusado de cobrarse una deuda violando a la esposa de su deudor

Actualizado 17/10/2011 18:59:37 CET

VALLADOLID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Fiscalía de Valladolid solicita una pena de siete años y medio de prisión para un hombre con iniciales S.F.L. que será juzgado mañana martes, día 18 de octubre, en la Audiencia Provincial bajo la acusación de haber violado a una mujer en junio de 2009 en un taller de carpintería de Medina del Campo, en el que se presentó con el pretexto de cobrar una deuda al marido de la víctima.

En su escrito de calificación provisional de los hechos, la acusación pública solicita la referida pena privativa de libertad por un delito de agresión sexual, junto con la prohibición del acusado de aproximarse a una distancia inferior a 500 metros de la víctima y a comunicarse con ella por cualquier medio, incluido el telemático y telefónico, durante el tiempo de la condena, así como el pago de una indemnización de 6.000 euros por daños morales, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los hechos objeto del presente juicio se remontan a la tarde del día 26 de junio de 2009, fecha en la que, según considera probado el Ministerio Fiscal, el procesado llamó por teléfono a un taller de carpintería de aluminio situado en Medina del Campo para cerciorarse de que en el mismo tan sólo se encontraba la esposa del titular, quien, al parecer, adeudaba al presunto agresor 1.800 euros que éste le había entregado a cuenta correspondiente al 40 por ciento del presupuesto de una obra en un chalé de la urbanización Entrepinos de Simancas que no habían sido realizadas.

Con tal pretexto, S.F.L. se presentó en el taller, una vez asegurado de que en el mismo tan sólo se hallaba la esposa, y tras exigir a la víctima de forma reiterada el pago de la deuda que mantenía con su esposo se acercó a ella en un momento y le espetó la frase del siguiente tenor: "¡Tú veras, si te follo ya está saldada la deuda", y acto seguido, con ánimo libidinoso, la obligó a bajarse los pantalones, le lamió los genitales y la forzó para que le hiciera una felación, tras lo cual, presuntamente y no contento con ello, bajo amenazas de matarla a ella y sus hijos si gritaba o se movía la penetró vaginalmente.

Las pruebas realizadas por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, correspondientes al semen hallado en las prendas íntimas y cuerpo de la víctima, determinan la existencia de un perfil genético procedente de dos personas y compatible con una mezcla de restos celulares de la agredida y de su supuesto agresor.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies